Menu

Los préstamos de riesgo han vuelto

20 noviembre, 2019 - Deuda, Mercados Financieros
Los préstamos de riesgo han vuelto

«Con la ayuda de nuevos e inexpertos agentes financieros, algunos de ellos apoyados por Wall Street, se han acumulado miles de millones en préstamos poco supervisados. ¿Podría ocurrir algún desastre?
«

Vuelven los préstamos de riesgo, pero esta vez los bancos son marginales

Con la ayuda de nuevos e inexpertos agentes financieros, algunos de ellos apoyados por Wall Street,  los prestatarios han acumulado miles de millones de $ en préstamos. ¿Podría ocurrir algún desastre?.

Matt Phillips

Una década después del desastre de las hipotecas el negocio de los préstamos de riesgo cabalga de nuevo.

Esta vez el dinero rodea el sistema bancario tradicional, bastante regulado, y fluye a través de una red creciente de negocios que se ocupan de hacer préstamos a sectores de la economía que los bancos abandonaron después de 2008.

Es la llamada banca en la sombra y se ha convertido en un origen clave del crédito que dirige la economía de EEUU. La banca en la sombra de EEUU tiene activos por valor de unos 15 billones de $, aproximadamente la cifra de todo el sistema bancario del Reino Unido, la quinta economía del mundo.

En ciertas áreas, por ejemplo hipotecas, automóviles e incluso algunos préstamos a empresas, la banca en la sombra ha eclipsado a la banca tradicional, que ha dedicado la mayor parte de la última década a disminuir sus préstamos a la vista de una regulación más estricta para evitar que vuelvan a meterse en líos.

Sin embargo, pueden surgir nuevos problemas cuando la industria financiera depende de prestamistas que compiten agresivamente, que operan con un colchón inferior de protección frente a pérdidas y cuya regulación para evitar el riesgo es inferior a la de los bancos. Últimamente se ha escuchado una polifonía de voces desde el propio sector y de la autoridad, incluyendo, por ejemplo, al propio Presidente de la Reserva Federal Jerome H. Powell hace un mes, advirtiendo del aumento de riesgo en los préstamos de este sector no-bancario.

Como dice Amit Seru, catedrático de Finanzas  en la Stanford Graduate School of Business: “Decidimos regular el sector bancario con el objetivo de un sistema financiero más estable. Lo que los bancos abandonaron, ha sido ocupado por la banca en la sombra”.

Seguro como el ladrillo

El mercado hipotecario en EEUU es el mayor de préstamos al consumo en el mundo, con unos 50 millones de propiedades inmobiliarias y 10 billones de $ en deuda viva.

En los últimos tiempos esta deuda proviene fundamentalmente de compañías como Quicken Loans, Loan Depot y Caliber Home Loans. Entre 2009 y 2018 la proporción de hipotecas concedidas por estas compañías y otras parecidas subió desde el 9 al 52%, según la revista del sector Inside Mortgage Finance.

¿Debemos aplaudir este cambio?. Probablemente lo hará, si Ud. quiere comprar un inmueble. Los nuevos prestamistas compiten entre ellos y están dispuestos a conceder préstamos a clientes con peores índices de crédito o con niveles superiores de deuda relativa a sus ingresos.

Para ser competitivos varios de ellos han invertido en tecnologías complicadas. Basta con preguntar, por ejemplo, a Andrew Downey, un ejecutivo de marketing de 24 años en New Jersey, que quiere comprar un piso de dos dormitorios en una urbanización. Su primer paso para conseguir financiación fue introducir sus datos en LendingTree.com e inmediatamente Quicken Loans, el mayor financiador de hipotecas no-bancario, le llamó por teléfono.

“No exagero en absoluto. Me llamaron en no más de 10 o 15 segundos después de introducir mi información”.

Quicken llegó a ofrecerle un tipo de interés de 3,875 en una hipoteca convencional a 30 años de 185.000$, con entrada del 15%. Finalmente encontró una oferta mejor, de 3,625%, de otra entidad financiera, también no-bancaria de California, PennyMac.

“En realidad, no busqué en ningún banco”, dice el Sr. Downey, que espera cerrar en breve la compra en Union, New Jersey.

El inconveniente de esta situación es que las entidades mencionadas no están sujetas a la regulación de los bancos y no se sabe el capital (el colchón de dinero propio) del que disponen,.

Si el capital no es suficiente, disminuyen sus probabilidades de sobrevivir a un bache en la economía o en el mercado inmobiliario.

La opinión de las entidades no-bancarias es que existen diversas entidades oficiales, como la Oficina de Protección Financiera al Consumidor o algunos reguladores estatales, que se ocupan de su supervisión, aunque no hay un regulador global que asegure su seguridad y resiliencia.

También dicen apoyarse en las directrices de las entidades gubernamentales que apoyan el mercado inmobiliario, como Fannie Mae y Freddie Mac, que compran sus hipotecas.

Como lo expresa Jay Farner, el ejecutivo principal de Quicken Loans: “Creo que nuestra misión es prestar al público apropiada y responsablemente, siguiendo las directrices de la agencia a la que vendemos las hipotecas.

Préstamos arriesgados a empresas

No se trata sólo de hipotecas. Wall Street ha resucitado y ampliado la línea de montaje financiera que operaba antes de la crisis, formando paquetes de préstamos arriesgados y convirtiendo estos paquetes en inversiones de apariencia segura.

Esta vez, la línea de montaje genera algo llamado Obligaciones de Préstamo Colateralizadas (collaterized loan obligations o CLOs). En esencia, se trata de un tipo de bonos formados reuniendo paquetes de préstamos, préstamos apalancados, a empresas que ya se encuentran muy endeudadas. Estos revoltillos de préstamos se seccionan y estructuran, de modo que los inversores puedan elegir el nivel de riesgo que les conviene y los beneficios que esperan.

La descripción anterior puede sonar bastante familiar, ya que es es similar al sistema de empaquetado de hipotecas subprime que causó estragos en la crisis inmobiliaria, abocando a muchos inversores a soportar las pérdidas de instrumentos financieros que no comprendían.

Hasta el momento, sin embargo, los inversores no manifiestan ninguna preocupación sobre la posibilidad de un renovado desastre en el mercado de CLOs. Este ha recibido muchas inversiones en los últimos años, mientras la Reserva Federal aumentaba los tipos de interés. Los CLOs se nutren principalmente de préstamos a interés variable, que se comportan mejor que los de tipo fijo cuando suben los tipos.

No obstante, muchos expertos creen que los CLOs y los préstamos apalancados que los constituyen son una fuente potencial de problemas que debe vigilarse.

En efecto, cada vez más préstamos carecen de las protecciones que restringen acciones tales como el pago de dividendos a los accionistas o la asunción de deudas adicionales sin la aprobación de los prestamistas primeros.

En la actualidad, aproximadamente un 80% de los préstamos carecen de dichas protecciones, desde el 10% diez años atrás. De este modo, los prestamistas quedan más expuestos en caso de impagos generalizados.

De momento, los impagos son muy escasos. Pueden observarse indicios, sin embargo, de que, cuando se inicie un ciclo descendente de la economía y los impagos se acumulen, los inversores que esperan quedar protegidos por el colateral de los préstamos podrían llevarse más una sorpresa desagradable.

Por esta razón, se ha producido un incremento de advertencias sobre el mercado de CLOs y de préstamos apalancados. El mes pasado, Jerome Powell explicó que la Reserva Federal seguía atentamente el aumento de la deuda arriesgada de empresas. También la Agencia de Calificación Moody’s señaló que un número creciente de empresas que utilizaban el mercado de préstamos habían recibido calificaciones altamente especulativas, como reflejo de “modelos de negocio frágiles y de un alto grado de riesgo financiero”.

Préstamos pequeños y subjetivos

Los préstamos apalancados ya son arriesgados, pero todavía quedan empresas a las que se considera demasiado débiles o pequeñas para tener acceso a su mercado.

Pero aún queda otro campo al que estas empresas pueden recurrir: las Compañías de Desarrollo de Empresas (Business Development Companies o BDCs).

En realidad, existen desde los años 1980s, una vez que el Congreso cambió la ley para estimular los préstamos a las empresas medianas y pequeñas que no los conseguían de la banca.

Debe tenerse en cuenta que los BDCs no son empresas sin ánimo de lucro. Más bien son un tipo de fondos de inversión, que atraen a los inversores por los altos tipos de interés.

Sus prestatarios son empresas como, por ejemplo, Pelican Products, que produce móviles y fundas para los mismos en California, que asumió una tasa de interés del 10,23% a una BDC, una tasa que refleja su baja calificación y alto riesgo.

Los inversores en BDCs encuentran un atractivo añadido en que las BDCs están exentas del Impuesto de Sociedades mientras entreguen el 90% de sus ingresos a sus accionistas. Los accionistas acaban pagando impuestos sobre estos ingresos, pero lo hacen a través de una cuenta de impuestos diferidos, similar a una Plan de Jubilación. Así, los beneficios pueden ampliarse con el tiempo.

De este modo, los activos de las BDCs han aumentado con rapidez, pasando de unos 10.000 millones de $ en 2005 a más de 100.000 millones el año pasado, según los datos suministrados por Wells Fargo Securities y Refinitiv, un experto en datos financieros.

Ciertos analistas sostienen que es difícil comprender los riesgos a que se exponen las BDCs. Como muchos de los préstamos que poseen lo son a empresas pequeñas que no se cotizan en el mercado ni se negocian con frecuencia, a menudo no se encuentran precios de mercado libre adecuados para valorar las inversiones de los BDCs.

Los BDCs han aumentado también su apalancamiento como forma de aumentar los retornos a sus inversores. Ello significa que utilizan cada vez más dinero prestado para realizar estos préstamos de alto riesgo. Esta estrategia puede aumentar mucho los dividendos durante los buenos tiempos, pero también aumentaría en gran medida las pérdidas si la economía diera un giro a peor.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM