Menu

Un techo es un derecho.

7 octubre, 2019 - Actividad observatorio SSPP, Vivienda
Un techo es un derecho.

En la madrugada del día 4 de octubre, con premeditación y alevosía, una patrulla de policía, a las órdenes del Delegado del Gobierno, ha levantado la acampada SIN HOGAR. Es decir, ha desalojado a las personas que se habían instalado en el Paseo del Prado en las más de 60 tiendas allí asentadas

En la madrugada del día 4 de octubre, con premeditación y alevosía, una patrulla de policía, a las órdenes del Delegado del Gobierno, ha levantado la acampada SIN HOGAR. Es decir, ha desalojado a las personas que se habían instalado en el Paseo del Prado en las más de 60 tiendas allí asentadas.

Es cierto que ha sido con premeditación porque el nuevo y flamante alcalde de esta cosmopolita y acogedora ciudad, ése que prefiere invertir en la restauración de la catedral de París antes que en la Amazonia, por aquello de que nos queda más cerca, lleva tiempo fraguando. Calificándolo de “problema de orden público” involucró a la Delegación de Gobierno para que tomase cartas en el asunto.

Era la opción más fácil. Todo antes de reconocer que este país, y en este caso Madrid, tiene un problema social. Uno más, porque ya son muchos los que configuran la lista de derechos sociales vulnerados: sanidad, educación, ancianidad, dependencia, vivienda… ¿seguimos?

Optó por lo fácil. Por pasar la patata caliente a otros y “limpiar” las calles de vagos y maleantes. Opción que nos recuerda la manera de actuar de un futuro desahuciado de su última morada, de cuyo nombre no queremos acordarnos.

Señor Almeida: no son maneras. No tiene ningún derecho a hacer lo que hizo y esperamos que la justicia así lo dictamine cuando actúe como ha de hacerlo.

No es de recibo, no es justo, no es digno lo que hizo. No se echa a la gente de esa manera. No se tiran sus pertenencias a la basura. Tiendas y enseres personales acabaron en contenedores.

No entendemos, porque no se puede entender, que se barra hacia debajo de la alfombra todo aquello que consideramos vergonzante, cuando no es más que una muestra de su fracaso en políticas sociales.

No entendemos cómo no se le buscan soluciones dignas y justas. Soluciones que, de una u otra manera, busquen la justicia que, al fin y al cabo, pasa por el reparto más equitativo de la riqueza generada por todos y cada uno de nosotros, pero de la que se apropian solo unos cuantos.

Y en sus manos está. En su voluntad no. Es evidente.

¿Quizá sea porque esa solución pasa por “molestar” a los que deben pleitesía? Ahí dejamos la pregunta. Cada uno que busque la respuesta, pero, mientras tanto, quizá sea útil que todos nos unamos y apoyemos la lucha de los distintos movimientos sociales que defienden los DERECHOS SOCIALES y los DERECHOS HUMANOS. Puede que sea el único modo de que no retornemos a la época medieval.

Julia Castillo. Socia Attac Madrid.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM