Menu

Eficacia, eficiencia y otros recortes

27 junio, 2019 - Actividad observatorio RBU, Renta Básica

José María Herreros
Observatorio de RBC de Attac Madrid

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal española (AIReF) es un organismo independiente de control fiscal creado para garantizar el principio de estabilidad presupuestaria y la sostenibilidad financiera, o dicho en palabras que todas podamos entender, garantizar el cumplimiento efectivo por parte de las administraciones públicas del artículo 135 de la Constitución, que supedita al pago de la deuda cualquier decisión de política económica. También para asegurar el crecimiento económico y el bienestar de la sociedad española a medio y largo plazo. Dicen.

En cumplimiento de tan sagrada misión, acaban de emitir un informe sobre la ya antigua propuesta de los sindicatos CCOO y UGT de una prestación de ingresos mínimos publicada allá por 2015 y retomada hace apenas un mes por el ejecutivo en funciones. La propuesta sindical cuyo coste estimado era de 11.000 millones de euros suponía algunas mejoras con respecto al conjunto de las Rentas Mínimas que vienen operando en el Reino de España, de cuyos pobres resultados acabamos de tener constancia a través de los informes del Defensor del Pueblo y FOESSA.

Esta propuesta, pasada por el tamiz de la AIReF y con las modificaciones que el informe propone, ‘aumentaría la eficacia de la prestación, mejoraría su diseño institucional y aseguraría la eficiencia y coherencia de la prestación’. Y lo que es más importante, reduciendo su coste a 3.500 millones de euros. No me digan que no es para hacerles un monumento.

¿Cómo se consigue esto? Y no me refiero al ahorro, sino a que parezca cierto. Con la técnica del trilero, haciendo primero que agachemos la cabeza, fijemos nuestra atención en los cubiletes, escuchemos al charlatán embaucador y dejemos de observar la realidad que nos rodea, o como el dialogo de la película Sopa de Ganso, de los Hermanos Marx: ¿a quién va usted a creer, a mí o a sus propios ojos?

Los cubiletes son los ingresos que varían entre el 20% y el 60% de la mediana que se daría el 80% del IPREM o que si están entre el 30% y el 80% habría una ayuda decreciente desde el 80% al 10%, y que si la cuantía fuera fija se introducirían ineficiencias en el sistema y que hay que estar inscrito o no de manera ininterrumpida como demandante de empleo durante 12 meses y que permitiría a las comunidades autónomas complementar estas prestaciones y que si políticas activas de empleo y que complementos salariales y que 1200 euros al año por hijo y que la situación de déficit superior al 2% y que la deuda del 100% del PIB y tal y tal y tal…

Mientras, el charlatán nos va contando la reducción del 60,4% de la tasa de pobreza severa pero que de la otra forma solo sería el 46% y la pobreza no severa el 4,7% y que 1,8 millones de hogares y que de 9,9 millones de personas pobres pasaríamos a solo 8,7 millones pero que podrían llegar a ser solo 2,2 millones con criterios más restrictivos y que claro, lo del efecto llamada…y que esto así de golpe no, que poco a poco, 3 añitos de nada y que si el índice de Gini y que si la madre que lo parió…

Nada que no sea habitual en cada una de las propuestas económicas que mejora nuestra economía y empeora nuestras vidas.

Hasta aquí las noticias, como dice el Gran Wyoming cada noche al empezar su programa.

Ahora les contaremos la verdad, empezando por ‘lo gordo’. Hablamos, en el caso de la propuesta sindical, de 426 euros mensuales. En la de la AIReF, después de tanta mediana, tanto porcentaje del IPREM y tanto cálculo reductor, vaya usted a saber, pero siendo menor su coste, seguro que más cantidad no es. En definitiva, no acaba con la pobreza de nadie, al contrario, la instituye por decreto ley pues el importe propuesto está claramente por debajo del umbral establecido como tal. Para quien piense, como nuestra candidata a presidir la CAM sobre los trabajos basura, que menos es nada y qué suerte la de aquellos que puedan conseguir este recurso, decirles que posiblemente en este caso muy pocas personas, seguramente las más necesitadas, van a poder reunir los requisitos que les daría el derecho a esta ‘renta de pobres’. Según datos aportados por la Encuesta de Pobreza y Desigualdades del Gobierno Vasco para el año 2016, casi la tercera parte de las personas pobres de su comunidad no acceden a estas rentas y la mitad de quienes acceden siguen siendo pobres. Hablamos de la Comunidad Autónoma Vasca, que tiene el mejor y más completo sistema de Rentas Mínimas del Reino de España en cuanto a calidad y cantidad. Si nos centramos en la CAM, les invito a leer el informe del Defensor del pueblo a este respecto.

Tampoco sabemos si en sus cuentas la AIReF ha incluido los costes administrativos (se calcula que por cada euro entregado se gasta otro en administración) que conlleva tanta comprobación y control, sea de ingresos por hogar o búsqueda de cualquier otro tipo que inhabilite el acceso a este recurso. Por no hablar de otros costes asociados al proceso, aunque no sean de carácter monetario, como son el humillante efecto estigmatizador que supone todo el proceso de tramitación.

Ni si ha tenido en cuenta, siendo como es un organismo creado a iniciativa de la Unión Europea y perteneciente a la Red de Instituciones Fiscales Independientes de la misma, ninguno de los puntos establecidos en la Carta Social Europea de la que España es firmante, dejando pasar de nuevo una excelente oportunidad para hacerlo, porque el Comité Europeo de Derechos Sociales hace tiempo que viene reclamando a España , entre otras cosas, que las Rentas Mínimas que aplica deben estar situadas por encima del umbral de pobreza, actualmente establecido en una cantidad aproximada de 680 euros, además de que estas rentas deban mantenerse mientras se mantenga la situación de necesidad, la no exigencia de periodos de empadronamientos ni establecimiento de límites de edad o la no condicionalidad de su obtención a la realización de cursos o el eufemismo denominado ‘búsqueda activa de empleo’.

Parece que ante algunas instrucciones provenientes de Europa nos falta tiempo para modificar la inamovible constitución, incluso con nocturnidad y por el método express, pero no para otras.

Sigamos hablando de costes. ¿Ha calculado la AIReF el coste material e inmaterial de la pobreza? Como personal técnico en la materia que son, y así lo demuestran con todas las variables técnicas y tácticas que nos ofrecen al respecto de las rentas de pobres, seguro que podrán cuantificar en euros lo que nos cuesta. Hablo de problemas de salud física y mental, de abandono escolar, de desestructuración social, de seguridad, administrativos, las consecuencias de las malas decisiones que se toman. Lo explica claramente Roger Senserrich en su artículo ‘Ser pobre es una mierda’. ¿Puede un país permitirse el lujo de perder tantos recursos, de despreciar la potencialidad de las personas que bajo la pobreza no pueden desarrollar sus capacidades? El problema no puede ser el coste, porque dinero hay.

No he encontrado ningún informe de la AIReF (no digo que no exista, solo que no lo he encontrado) que aporte metodología para una mejor distribución de la riqueza en el Reino de España. Ni de los costes que suponen la elusión, la evasión fiscal y los Paraísos Fiscales y cómo podría utilizarse mejor ese dinero. En definitiva, de cómo poder gastar a partir de recaudar más y sobre todo mejor. No es su cometido, dirán, pero parece que sí lo es empobrecer más una propuesta que ya les llegaba en precario.

En Attac siempre somos propositivos. Frente a la pobreza, Renta Básica Universal. Individual, incondicional y suficiente. Financieramente es posible, sin coste adicional, como demuestran diferentes estudios y propuestas realizadas al respecto. Su primera consecuencia sería la erradicación de la pobreza, pero su potencialidad transformadora afectaría a muchos otros ámbitos como la igualdad, la protección ante abusos laborales, la participación ciudadana, la educación, la sostenibilidad y la posibilidad de decidir qué tipo de vida queremos llevar. En definitiva, dignidad y libertad real. Nada más y nada menos.

Follow by Email
Facebook
Twitter