Menu

“AQUÍ NO ENTRA NADIE QUE NO SEPA GEOMETRÍA”

21 abril, 2016 - Nacional

Francisco Altemir La primera frase figuraba en el frontispicio de la ACADEMIA, fundada, en Atenas, por Platón (427-347 a.C). En ella se enseñaba matemáticas, medicina, astronomía, política, ética etc. Los primeros filósofos fueron antes matemáticos: Tales de Mileto, Pitágoras Euclides…Tradición que continuó con el Renacimiento y Edad Moderna: Leonardo, Descartes, Leibnitz… hasta llegar a Einstein […]

Francisco Altemir

La primera frase figuraba en el frontispicio de la ACADEMIA, fundada, en Atenas, por Platón (427-347 a.C). En ella se enseñaba matemáticas, medicina, astronomía, política, ética etc. Los primeros filósofos fueron antes matemáticos: Tales de Mileto, Pitágoras Euclides…Tradición que continuó con el Renacimiento y Edad Moderna: Leonardo, Descartes, Leibnitz… hasta llegar a Einstein quien nos ha hecho ver la realidad de forma diferente, advirtiéndonos al tiempo: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo.” (¡No más recortes, persigue, de verdad, el fraude fiscal!)

A la pregunta natural de ¿quién soy yo? va unida, indisolublemente, otra ¿dónde estoy? Aún hoy en día si se llama a un teléfono portátil surge inconscientemente la segunda pregunta ¿dónde estás? Mediante la geometría nos orientamos desde el principio de los tiempos para saber dónde estamos. Se podría asegurar que la Geometría forma parte de la esencia del hombre.

Cuando empecé el bachillerato en 1945 se afirmaba que el latín y la geometría eran muy formativos y enseñaban a pensar, La vida me ha confirmado que la geometría, más que el latín, es fundamental en la formación de un hombre y en el desarrollo de la humanidad pues, con independencia de su mayor antigüedad, ha permitido el desarrollo de todas las ciencias empezando por la navegación y la geografía.

isabel-preysler-y-mario-vargas-llosa-novios-desde-hacer-dos-meses_ampliacionMe ha venido a la mente estos pensamientos ante la contestación a un periodista del flamante Premio Nobel de Literatura peruano, Mario Vargas Llosa, más conocido en la actualidad por sus amores tardíos en edad provecta y por su protagonismo en las llamadas revistas del corazón y programas paralelos de las televisiones. Al ser preguntado por sus empresas, sitas en el paraíso fiscal de Panamá, contesta que no sabe porque él es de“letras”. Contestación que denota bien un cierto cinismo o una disociación mental que no se daba en el premio Nobel de Literatura español José de Echegaray que, a la vez, era ingeniero de caminos, profesión íntimamente ligada con la geometría.

Conocida es la ideología ultraliberal de Vargas Llosa lo que le hace ser un auténtico prototipo de lo que Ortega y Gasset definió como hombre masa que, al ser especialista en una rama del saber, se cree con autoridad para opinar ex-cátedra en todas las demás de las que ignora todo. Su ideología, sistema cerrado de pensamiento, según definición del constitucionalista Karl Loewenstein, no tiene poros para que puedan penetrar nuevas ideas en su cerebro como dice Ortega. Eso da lugar a sus ilegibles homilías dominicales en El País.

EDIFICIO DEL CONGRESO

También en el Congreso (a secas) español debería figurar, en el frontispicio de la entrada, el lema de la Academia ateniense. Necesitamos diputadas y diputados que piensen y que sepan geometría. En el Siglo XXI parece que existen canonjías totalmente injustificadas, me refiero, naturalmente, a la segunda acepción que nos da el DRAE: “Empleo de poco trabajo y bastante provecho”. Para concretar me refiero al empleo de “registrador de la propiedad”, figura propia de las novelas de Pérez Galdós o de Leopoldo Alas ambientadas en el Siglo XIX, que no tendrían por qué tener razón de existir en el Siglo XXI. Recalco lo de empleo pues no se trata de una profesión que requiera una especial vocación, como la de los maestros, médicos o jueces. Tampoco requiere una facultad especial otorgada por la sociedad mediante las consiguientes pruebas. Un arquitecto está facultado para proyectar y construir edificios pero también requiere, aparte de la Geometría, imaginación para proyectar, valentía para innovar, diligencia para ver, prevenir y proveer las necesidades y problemas que surjan, reflejos para reaccionar ante lo imprevisible. Lo mismo le pasa a un cirujano, a un marino a un piloto de avión en cuyas manos depositamos nuestras vidas. Y no nos olvidemos de los jueces con la facultad de poder privar de libertad a los malhechores, personas también al fin y al cabo.

Cualquier administración pública necesita que existan registros para anotar las entradas, salidas e incidencias de lo que pasa en cada uno de los centros administrativos. Pongamos como ejemplo un hospital público, el paciente tiene que pasar por Recepción donde se le registra y deriva a la unidad competente donde los facultativos le atienden y curan al tiempo que toman nota y registran las intervenciones efectuadas, medicamentos prescritos etc, para que quede la debida constancia. Lo mismo pasa en un juzgado, en cualquier ayuntamiento etc, etc Los registros son esenciales a la democracia para preservar la seguridad jurídica de todos los actos administrativos. Es esencial para los ciudadanos y para los funcionarios, facultativos o no. El registro es totalmente necesario pero los empleados que lo atienden no tienen la responsabilidad de los facultativos (médicos, enfermeras y demás sanitarios) de cuyos conocimientos y saber hacer depende la vida misma y que en caso de error tienen una especial responsabilidad. Y no digamos de los jueces, facultados para privar de libertad.

Una especial importancia tienen los Registros Civiles en los que se toma nota de los principales datos de cada persona: fecha de nacimiento, nombre y apellidos, padres, matrimonios, divorcios, defunciones. Los funcionarios que los atienden tienen una especial responsabilidad pues se trata de datos personales, intransferibles y que no admiten error

Los registros de la propiedad, por el contrario, constituían, en tiempos, una auténtica canonjía. Hace 50 años trabajaba como ingeniero de caminos en una provincia andaluza. Mis jornadas eran de 10 o 12 horas, incluidos los sábados pues la ejecución de obras de ingeniería requiere una atención absoluta. Las responsabilidades, incluso penales, en caso de accidentes laborales son grandes y no digamos si se cae un puente. Puedo contar, como anécdota, que tenía como vecinos a dos registradores de la propiedad que iban a firmar a su registro una vez al mes (corruptela con la que acabó el notario y registrador Javier Die Lamana, nombrado Director General de los Registros en mayo de 1979) y ganaban en un mes más de lo que ganaba yo en un año; con la alevosía, además, de que al no ser una profesión facultativa, con especial responsabilidad, como la de los médicos, arquitectos, ingenieros civiles, sus errores no tienen responsabilidad personal. Y errores los tienen, y muchos. Se dice que en España existen muchas fincas fantasmas registradas convenientemente pero sin existencia geométrica en la realidad del territorio.

La más famosa de todas la narró un abogado del bufete de Gil Robles, Jaime Sánchez Blanco, en uno de los últimos libros editado por Cuadernos para el Diálogo titulado: La importancia de llamarse Franco. Los negocios inmobiliarios de Dª Pilar. Madrid,1978. Durante la guerra un delineante trabajaba en las oficinas del Catastro de Madrid. Se dio cuenta de que la indefinición de las escrituras, inscritas en el registro de la propiedad, de las propiedades sitas en la zona de Torre España (Pirulí), prolongación de O´Donnell esquina a Dr Esquerdo, podía dar lugar a crear, sobre el papel, una finca fantasma. Plasmo en un mapa su idea al terminar la guerra. Logró inscribirla en el Registro valiéndose de ardides. Pensó que debería vendérsela a una persona con influencias por lo que eligió a Pilar Franco. Ésta última  agrandó la finca a costa de una residencia de ancianos, de una Fundación y del Parque de Maquinaria de Dragados y Construcciones y del campo de fútbol que tenía conjuntamente con el Banco Central. Logró que el Ministerio de Obras Públicas y el Ayuntamiento le exprioparan una parte, por duplicado, para construir la prolongación de O´Donnell. El abogado, que presentó la demanda, por ocupación indebida del terreno del  Banco y de Dragados, avisó a sus jefes  de quien era la persona a la que se enfrentaban (Dª Pilar) por lo que ambas entidades retiraron la demanda. Los solares están construidos y el delineante terminó encarcelado.

Los registradores tienen como mérito especial saber de memoria y recitar centenares de temas de derecho, especialmente hipotecario. Opino que deberían saber Geografía y, sobre todo, Cartografía. Aprobar unas oposiciones memorísticas, que no enseñan a innovar pero muy bien retribuidas, convierte a los registradores en una especie de supermanes con las que soñaban las madres de tiempos pretéritos y con hijas casaderas, como ponían de relieve muchos sainetes de siglos pasados. Ello lleva aparejado que algunos sean engreídos y “sabelotodos” lo que les convierte en auténticos hombres-masa, en el sentido orteguiano, pues se creen capacitados para pontificar sobre asuntos de los que no tienen el más mínimo conocimiento.

Hace mucho tiempo que España se ha modernizado, somos una democracia en la que no tiene razón de ser la existencia de canonjías con privilegios (leyes privadas). En la actualidad y desde hace bastantes años los técnicos de la Dirección General del Catastro del Ministerio de Hacienda tienen todo el territorio español cartografiado mediante fotos aéreas. Todas las propiedades, rústicas o urbanas, están debidamente definidas y localizadas y sus lindes fijadas mediante puntos y vértices perfectamente determinados por coordenadas geodésicas. A la hora de la verdad, la de pagar tributos, lo que vale es el número catastral que proporciona el Catastro. Su actualización es constante debido a la mejora de las técnicas. Las presuntas canonjías de los registradores de la propiedad deberían desaparecer totalmente, pasando todos sus empleados a la Administración del Estado y cobrando del erario público de la misma forma que desaparecieron los fabricantes de diligencias o de braseros de cisco (¿Abuelo, qué es el cisco me preguntarán mis nietos? Nietos que me asesoran en lo digital y dominan el GPS) No es una profesión, es un empleo que no quita mucho el sueño pero con gran provecho para el que lo ocupa, con alguna curiosa particularidad, la vox populi dice que, presuntamente, se puede subarrendar: un compañero te lleva el registro y los beneficios se reparten. Vamos, es como si fueses el dueño de una mercería. No se tiene certeza pues el asunto se ha declarado secreto.

rajoycomp_ep_31072013La peculiar idiosincrasia, de otros tiempos, del actual Presidente del Gobierno, le inhabilita para entender la complejidad del mundo moderno (Esto es un lío, suele comentar, ignorando como cortó Alejandro el Magno el nudo Gordiano) y, mucho menos, para dirigir los destinos de un país para lo que se necesita imaginación (¡Imaginación al poder! Mayo del 68), inteligencia, diligencia, decisión, valentía, honor (cumpliendo la palabra dada y diciendo siempre la verdad), reflejos, empatía, capacidad de ilusionar y de generar esperanza, entusiasmo y generosidad; virtudes de las que carece por no ser un hombre de acción. El resultado lo tenemos delante, Por perder hemos perdido las oportunidades para nuestros empresarios de la apertura cubana, se nos han adelantado Francia e Italia.

Para presidir el Gobierno de España digo: ¡No a Mariano Rajoy!

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM