Menu

Acuamed: la punta del iceberg de la (oscura) gestión de aguas

24 enero, 2016 - Medio Ambiente, Nacional

Espero que se abran finalmente investigaciones a fondo en este frente, que algunos venimos denunciando desde hace mucho: el de la corrupción en el oscuro campo de la gestión de aguas y de los servicios de agua y saneamiento… (Pedro Arrojo) FOTO: Trabajos de limpieza de Acuamed en el embalse de Flix En 2006, desde la Fundación Nueva […]

Acuamed embalse-flixEspero que se abran finalmente investigaciones a fondo en este frente, que algunos venimos denunciando desde hace mucho: el de la corrupción en el oscuro campo de la gestión de aguas y de los servicios de agua y saneamiento… (Pedro Arrojo)

FOTO: Trabajos de limpieza de Acuamed en el embalse de Flix

En 2006, desde la Fundación Nueva Cultura del Agua, publicamos un libro, ‘Aguas limpias, manos limpias. Corrupción e irregularidades en la gestión de aguas en España‘, en el que colaboraron notables expertos. El prólogo corrió a cargo de Carlos Jiménez Villarejo, que acababa de dejar su cargo al frente de la Fiscalía Anticorrupción, harto de presiones durante el Gobierno de Aznar. Diez años más tarde, estalla el caso Acuamed, gracias a la denuncia, al parecer, de un exalto cargo despedido en su día…

En el libro en cuestión, no sólo se analizaban las raíces del problema, tanto en la Administración Pública de aguas como en su entorno empresarial y profesional, sino que se recopilaban múltiples casos, con nombres y apellidos, en los que, aunque de forma tímida, o cuando menos inconsecuente, la Policía y la Fiscalía se habían adentrado en estos oscuros espacios. Y se acababa ofreciendo un amplio catálogo de casos, cuenca a cuenca, muchos de ellos vivos actualmente, en los que se han producido manifiestas irregularidades, conocidas e infructuosamente denunciadas.

En lo que a la Cuenca del Ebro se refiere, aparecían bien documentados los casos del Recrecimiento de Yesa, el embalse de Santaliestra, el embalse de Itóiz y el Canal de Navarra, incumplimientos de la normativa de seguridad de presas e inundaciones en el Ebro, centrales hidroeléctricas en espacios naturales, extracción de áridos y vertidos tóxicos permitidos en el Cinca, contaminación de aguas de boca trasvasadas a Tarragona…

No se tocó entonces el doloroso escándalo de Jánovas; ni la vergonzosa impunidad de Inquinosa, en lo referente al lindano, en el Gállego; o el bombeo de la Tranquera y el bombeo de Beceite, con miles de millones de antiguas pesetas tirados, sin mayores consecuencias; ni se hablaba del ruinoso caso de Mularroya, con sus sentencias judiciales en contra y lloviendo sobre mojado, tras tirar el dinero en el citado bombeo de la Tranquera. Sin embargo, todo esto no fue suficiente para abrir investigaciones en serio a lo largo de estos diez años.

Recuerdo el año en el que ocupé la salita de espera del Presidente de la CHE, de 13h a 14h, día tras día, exigiendo simplemente el listado de estudios técnicos contratados por la CHE, de adjudicación directa (por suponer una cuantía económica que no requería concurso público), para poder investigar una posible línea de corrupción “de baja intensidad” que había detectado. Nunca lo conseguí…

Deberíamos preguntarnos cómo es posible que sigamos admitiendo como normal que un proyecto hidráulico, como el recrecimiento de Yesa, pueda cuadruplicar la inversión prevista, por ahora, sin que se abra siquiera un expediente que investigue, al menos, quién hizo mal su trabajo. O el caso del embalse de Montearagón, donde ya nos hemos gastado 3,5 veces lo presupuestado en un principio; o el fiasco de la Loteta, donde hemos tirado casi 100 millones de euros para nada; o el recrecimiento de Santolea, con un proyecto aprobado y desechado por inseguro, cuando sobre el papel todos los estudios garantizaban su seguridad…

Si todo esto pudo ocurrir, y sigue ocurriendo de hecho, sin que se ponga en marcha ni siquiera una investigación que delimite y depure responsabilidades, con cientos de millones de euros de dinero público en juego, ¿cómo extrañarse hoy de que, como en su día argumentábamos en el libro ‘Aguas Limpias, Manos Limpias‘, haya problemas de corrupción, más allá de Acuamed, con desvío de fondos, inflado de costes y facturas, adjudicación fraudulenta de contratos, estudios y obras?

Afortunadamente, como dice el refrán, ‘no hay mal que por bien no venga’. Espero que seamos capaces de aprender de nuestros errores y abramos finalmente investigaciones a fondo en este frente que algunos venimos denunciando desde hace mucho: el de la corrupción en el oscuro campo de la gestión de aguas y de los servicios de agua y saneamiento…

Pedro Arrojo, diputado de Podemos por Zaragoza

http://elventano.es/

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

 

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM