Menu

¿Pueden los bancos centrales eliminar el paro y la pobreza?

16 junio, 2015 - Banca publica, Mercados Financieros

Aurora Martínez es miembro de la Plataforma por una Banca Pública y de ATTAC   Randall Wray, en la conferencia que el 4 de marzo de 20151 dio en el  centro ecosocial FUHEM de Madrid, explica como un banco central  puede eliminar el paro y la pobreza: «Puede crear dinero para estos fines y si […]

Aurora Martínez es miembro de la Plataforma por una Banca Pública y de ATTAC

 

Randall Wray, en la conferencia que el 4 de marzo de 20151 dio en el  centro ecosocial FUHEM de Madrid, explica como un banco central  puede eliminar el paro y la pobreza: «Puede crear dinero para estos fines y si está lejos del pleno empleo, no repercutirá en la inflación».  Animo a ver el vídeo. En esta línea, Warren Mosler en su libro «Los siete fraudes inocentes de la política económica», recomienda «financiar un servicio nacional de empleo de EEUU que garantice un sueldo de 8 euros hora a cualquier ciudadano que esté dispuesto a trabajar, además de proporcionarle guardería, cobertura médica federal y todos los demás ventajas corrientes de cualquier empleado»2. Lo alucinante es que entre  las propuestas que se han dado para superar la crisis, ésta no se haya debatido. Y no sólo por las autoridades, sino tampoco por los activistas europeos y nacionales.

Esta soberanía que han tenido los estados de  crear dinero desde la antigüedad se ha ido desplazando hacia  los bancos privados por  dos vías: la primera, permitiendo a los bancos privados  crear dinero bancario, ¡y  en una cantidad muy superior al dinero legal que crea su  banco central!; y la segunda, transformando al  banco central en una institución al servicio de los bancos privados al perder su función principal: ser el  banco del Estado y del Gobierno3.

Definimos el  dinero como unidad de cuenta y de cambio de aceptación general. Todos los países han nacido con su moneda y la aceptación general para pagar deudas con ella ha estado unida a la capacidad que han tenido los estados de cobrar impuestos. El dinero legal estaba respaldado por el poder político mediante la acuñación de la moneda, primero;  y por el monopolio de emitir billetes, en épocas más recientes.

A lo largo del tiempo apareció el dinero bancario: cuentas corrientes movilizables mediante cheques,  cuentas de ahorro, cuentas a plazo y hasta el dinero financiero (activos financieros a corto plazo que se pueden vender en la bolsa).

Pero además, los bancos y el resto del sistema financiero privado han sido los protagonistas  en las crisis. Y en concreto en la crisis actual. Su poder permitió ir  «desregulando» poco a poco todas aquellas normas que se habían dictado tras la crisis del 29 (ley Glass Steagall) y después del final de la segunda guerra mundial (acuerdos de Bretton Woods) que limitaban el movimiento de capitales y de mercancías a nivel mundial. El principio neoliberal de la autoregulación permitió a los bancos, para tener más negocio, aumentar tremendamente su riesgo prestando sin límites. Así  llegaron a la quiebra técnica del sistema bancario y a crear las burbujas  especulativas. Estas burbujas, al explotar, originaron esta crisis de deuda sistémica que aún padecemos. Añadamos a esto que la banca privada sin el sector público no puede sobrevivir: ha necesitado y necesita su garantía y su apoyo económico para asegurar los ahorros de los depositantes.

Y como resulta que la actividad financiera hay que considerarla un servicio público,  concluimos que sólo la banca pública, guiada por los principios de la ética, la transparencia y el control social pueden solucionar el progreso social y evitar el caos.

Crear dinero es un instrumento tan potente de acción en la economía y de poder para un gobierno, que sólo se entiende la soberanía popular si esa soberanía incluye la soberanía financiera.  Por eso los bancos centrales tienen que ser realmente públicos. Porque un banco central  puede emitir dinero sin ser necesario que lo paguen los contribuyentes . ¿Cómo se entiende, sino, que en la España de 1975, después de haber invertido en tantas empresas pública (Telefonica, Renfe,Endesa, navieras, metalúrgicas, mineras, bancas públicas y cajas postales…) nuestra deuda pública sólo alcanzara el 23,6% del PIB? Y esto mismo ocurría en el Reino Unido, Francia…y con Hitler, como recordaba Arcadi Oliveres.

Siempre que una economía tenga recursos ociosos : paro, terrenos sin cultivar, empresas infrautilizadas, ahorro sin dirigirse a la inversión… se debe y se puede crear dinero legal para cubrir el paro y la pobreza, y con muy poca o nula inflación y evitando aumentar  las importaciones para que no se pierda empleo.

Sin embargo, el Banco Central Europeo está creando  60.000 millones de euros mensuales en Europa para ver si se animan  los bancos y grandes empresas  a hacer crecer la economía y lo que está creciendo es otra  burbuja en las bolsas, que nos tiene en vilo pensando cuándo explotará.

Siguiendo a Varoufakis4, sería mejor dirigir ese dinero al Banco Europeo de Inversiones para financiar «proyectos panaeuropeos que valgan la pena ….y europeización de una parte de las deudas nacionales…. para atacar la pobreza y la privación».

 

Notas

 

1. Randal Wray. Conferencia en el Fuhem «Austeridad presupuestaria frente a déficits publicos. You Tube

Randall Wray. Teoría Monetaria Moderna. Editorial . Lola Books.

2. Warren Mosles: «Los siete fraudes inocentes capitales de política económica». Servicio de empleo nacional. Pag. 98. Attac España. Le petit Editor.

3. Tratado de Maastricht, donde se diseña el Banco Central Europeo y Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, art. 123.

4. Yanis Varoufakis.»Una agenda para Europa». Charla en la Ambrosetti Conference (Lago Como, 14 marzo 2015)

 

.ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización

Etiquetas:

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM