Menu

EL SENTIDO COMÚN, último argumento de necios y/o vagos

27 agosto, 2014 - Opinión

Francisco Altemir, Attac Madrid   El temor a que nos enfrentamos los que ya vamos cumpliendo años es padecer una de esas enfermedades cerebrales que le hacen a uno no reconocer a propios y extraños, repetir historias una y otra vez, machaconamente, con lo que agota a los próximos y ahuyenta a los extraños. Por […]

Francisco Altemir, Attac Madrid
 
El temor a que nos enfrentamos los que ya vamos cumpliendo años es padecer una de esas enfermedades cerebrales que le hacen a uno no reconocer a propios y extraños, repetir historias una y otra vez, machaconamente, con lo que agota a los próximos y ahuyenta a los extraños. Por eso en todo lo que escribo tiendo a repetir cosas que ya he dicho anteriormente pero creo no equivocarme si digo que cada día que pasa las encuentro de mayor actualidad.
Resulta que tenemos un presidente de gobierno que es de letras lo que no significa que sea un hombre culto, leído y que piense (naturalmente es una suposición mía o una presunción gratuita, no me atrevo a hacer afirmaciones rotundas no sea que me pase lo que a Hilario Pino que dio simplemente una información que no gustó a esa vicepresidenta que tenemos, no muy alta y con una cara no sé si de asombro, pero que ordenó su descabezamiento inmediatamente y que los medios de comunicación no digitales silenciaron clamorosamente).
Se dice que, aparte de ser registrador de la propiedad en excedencia pero con reserva de plaza (habría que consultar a la UE si tal cosa es posible cuando la UE no admite en su seno privilegios de ninguna clase),  tiende a la vagancia, a no pensar, a dejar pudrir los asuntos que, lamentablemente, no terminan resolviéndose solos sino que acaban convirtiéndose en cáncer incurable. Como argumento final contra el que no cabe recurso de ninguna clase esgrime su consabido: ¡ES  DE SENTIDO COMÚN!
Albert Einstein, aparte de ser un hombre de ciencia era un hombre culto que afirmaba: “El sentido común no es más que un depósito de prejuicios establecidos en la mente antes de cumplir dieciocho años”
En febrero de 2008 escribía yo en esta web acerca de los Mitos Modernos citando al SENTIDO COMÚN como uno de ellos. “Uno de los Mitos más usados y queridos por esa derecha rancia que aspira a gobernarnos es el del Sentido Común. Viene de muy antiguo y está ligado a eso que llaman derecho natural y a la uniformidad de los cacareados principios, sin que nadie se haya molestado en decirnos en qué consisten. […] hasta el punto que el criterio para conocer la verdad de un principio  es…el sufragio universal. […]El conjunto de esas proposiciones o vigencias colectivas se llamó sentir o sentido común. […] que no es inteligencia, sino asunción ciega por sugestión colectiva, como todo lo que se llama evidencia.” (Lo escrito en letra cursiva pertenece al libro “Ideas y creencias” de D. José Ortega y Gasset).
La desgracia es que la derecha rancia y despiadada nos gobierna y recurre al Sentido Común como argumento definitivo añadiendo que su verdad viene santificada por las urnas.
No hay día que no me asombre del conjunto de obviedades que nos cuentan como si hubiesen descubierto el Mediterráneo. La última proviene de la sucesora de Cañete en Agricultura y Medio Ambiente la ministra Tejerina proveniente de Fertiberia que causa tanto daño en Huelva por sus residuos tóxicos, quien dijo, ante el cierre del mercado ruso para los agricultores españoles, que había que diversificar para lo que había creado una dirección general en su ministerio. Supongo que, saturado el mercado europeo, tratará de abrir mercado para nuestras frutas y hortalizas, en la cercana África que es nuestra más directa competidora por sus precios más bajos, anteriormente nos animaba a los españoles a consumir más fruta por lo saludable que es. ¡Agricultores marroquíes temblad!
Creo que los necios plantean un problema moral interesante. ¿Se puede perdonar a un necio las maldades que comete sin percatarse? es decir sin poder responder por ellas porque ignora que las ha cometido, condición sine qua non para poder perdonarle porque es irresponsable. Creo interpretar que el Hombre Jesús no podía perdonar a los necios que le condenaron y ya en la cruz exclama: ¡Padre, perdónales porque no saben lo que hacen!  Él, hombre al fin y al cabo, no podía hacerlo.
 
Madrid, 18 de agosto de 2014
ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.
 
 
 

Etiquetas:

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM