Menu

26A: Decimoctava Marea Blanca Nadie se nos montará encima si no doblamos la espalda.

30 abril, 2014 - Nacional, Sanidad

Carmen Esbrí. De la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid y miembro de Attac No son palabras mías, sino de Martin Luther King, quien también dijo que “La injusticia hecha a uno sólo es una amenaza dirigida a todos”. Ese es nuestro ideario, en un momento en el que el austericidio ya ha destrozado el esqueleto del […]

Carmen Esbrí. De la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid y miembro de Attac

img_2443_1
No son palabras mías, sino de Martin Luther King, quien también dijo que “La injusticia hecha a uno sólo es una amenaza dirigida a todos”. Ese es nuestro ideario, en un momento en el que el austericidio ya ha destrozado el esqueleto del Estado, los Servicios Públicos y los derechos que cubren por los que millones de personas lucharon para lograr una sociedad estable y solidaria. También están anulando incluso al propio cuerpo del mismo; esto es, todo el pueblo. En la parte que nos corresponde nos guía la defensa sin cuartel de la Sanidad Pública, bandera que llevamos el pasado 26 de abril y cada una de las veces anteriores. En nuestra lucha contra la injusticia de unas medidas que sólo provocan muerte y malestar, hemos tomado también ejemplo de Mahatma Gandhi, inspirador de Luther King y de las Madres de la Plaza de Mayo y de tantos otros activistas que tomaron el camino de la presencia permanente y pacífica como fórmula de rechazo, de denuncia y de exigencia de los derechos humanos.

 
img_2378_1img_2452_1img_2524_1img_9318_1img_2406_1img_9368_1

Este circuito programado por el corazón de la capital, es por tanto una estrategia diseñada dentro de nuestro programa de actividades diversas que tiene una finalidad concreta y específica, ésa que marca la diferencia y que la convierte en absoluta imagen de la resistencia y la permanencia hasta que hayamos considerado que hemos logrado nuestro objetivo. Quiérase o no, está muy claro que esta acción ha resultado ser el hilo conductor mantenido sin descanso mes a mes; el “ leiv motiv” didáctico cara a la ciudadanía y una luz directa que ha enfocado, paso a paso, la problemática privatizadora: mentiras, perjuicios y prejuicios puestos a la luz con realce sobre la privatización de la Sanidad Pública de Madrid.
Cierto que esa privatización fue iniciada hace tiempo en paralelo con la liberalización de todo, para hacer del mercado el único elemento de políticas y regímenes que invadieron el mundo, que secuestraron nuestro país de la mano de gobiernos incapaces para defendernos y colaboracionistas. Llegó a límites insostenibles con la promulgación del “RD Ley 16/2012 de medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud y mejorar la calidad y seguridad de sus prestaciones” y todo su desarrollo posterior aquí, para facilitar el pago de una deuda ilegitima por encima de nuestra salud y vida; contra ello se formó esta plataforma amplia y transversal y nos pusimos manos a la obra con un único objetivo: la Sanidad Pública.
Hemos logrado diferentes éxitos pero existen muchas razones para seguir y es nuestra obligación mantener las alertas con la máxima potencia allí donde más se ve; lo hacemos de viva voz y de forma presencial mientras exigimos el restablecimiento de una Sanidad Pública de élite, como lo era hasta que el neoliberalismo la quiso mutar por ideología y por especulación atentando con violencia contra la propia Declaración de los Derechos Humanos del 48 y sucesivas normativas. Hoy la avaricia sin límites, que necesita fagocitar todo cuanto encuentra, precisa de la Sanidad como de otros Servicios Públicos para saciarse sin pagar la factura. Contra ello nuestro compromiso frente a esta política de intereses privados y de mucha corrupción. No daremos un paso atrás hasta poner en relieve todos los vicios provocados por el modelo que cambia un sistema consolidado al margen de la democracia.
Por nuestro objetivo y por la circunscripción del mismo con derechos que se concatenan con la salud, es la segunda ocasión en la que la Mesa en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (MEDSAP) Marea Blanca,  toma la calle acompañada de otras mareas: la Asamblea Marea Verde de Madrid, la Marea Roja de la Ciencia y, en este caso también, la Marea Naranja; cuatro voces orquestadas para denunciar con altavoces a qué punto de destrozo han llegado con su  modelo político que sólo aboga por el mínimo Estado mientras prioriza su máximo interés privado por encima de los intereses comunes. Estos políticos dictadores se jactan de que estamos emprendiendo el camino de la recuperación con la mentira como método de desviación de su responsabilidad y de blindaje ante la inoperancia política; realmente están provocando el gran deterioro del país y de una ciudadanía cada vez más empobrecida para la que la Sanidad Pública y los demás Servicios Públicos deben ser un recurso para todos por igual, que procure la redistribución, la seguridad, el equilibrio y sin duda el retorno a la maltrecha productividad también destrozada por sus políticas. Han tenido la osadía de entregar el dinero destinado a ellos como moneda de cambio para cubrir las deudas de una economía fraudulenta, basada en la especulación financiera de unas minorías. Esto tiene el feo nombre, adoptado de otros ámbitos, de prevaricación.
En esta ocasión nuestros motivos concretos sobre la Sanidad han sido la denuncia de derivaciones sistemáticas de pruebas y cirugías a la privada mientras han cerrado plantas, camas, servicios, quirófanos y despedido personal; también la represión a los sanitarios que atienden en su obligación de información sobre ellas; asimismo nuevas formas de censura mediante datos que se exigen a los profesionales, queriendo fiscalizar hasta extremos inaceptables la privacidad entre sanitarios y pacientes. Seguimos denunciando que la sangre entregada en las donaciones por solidaridad no es una mercancía y que Cruz Roja ya está tocada; y sobre el manipulado invento de las Unidades de Gestión Clínica que no son más que otro engaño del consejero y su ideología que quiere disgregar, fragmentar y destrozar más un todo obligado a mantener incólume, el de la Sanidad Pública, de Calidad y Universal.
Nos enteramos con sorpresa y escandalizados de la última intervención de Ignacio González con cuatrocientos profesionales, según se dice elegidos a dedo, para blanquear su mal hacer prometiendo eliminar las listas de espera y generando un marco de normalidad impresentable con promesa de que no costará nada. ¿Esclavizará aún más a los profesionales? Le aplicamos lo que dijimos en nuestro manifiesto al Consejero de Sanidad: “Sr. Rodríguez no mienta más, restituya en sus puestos a todo el personal enviado al paro, abra lo cerrado y cumpla con un ratio aceptable. Habrá logrado superar las listas de espera, disminuir las cifras del paro y revertir en el erario público lo que le corresponde.” La nociva manipulación de este personaje de pesadilla, por tanto, sólo pone en evidencia un nuevo juego sucio en época preelectoral, como han sido su escrito de retirada en las causas pendientes en los juzgados sobre su intento de privatización sanitaria; nueva medida para evitar que afloren todos los manejos de sus políticas que privatizan de forma directa o encubierta. No saben administrar lo público, pero viven y se aprovechan de sus ventajas para ellos y los suyos. Así que la MEDSAP seguirá informando e investigando.
Finalmente añadir que no nos importa el número de asistentes que hubo, había y habrá; no estamos en competición sino en razón; según un proverbio judío: “Quien salva a una persona, salva al mundo entero.” Mientras creamos que podemos avanzar seguiremos aquí; pero es que además lo hemos hecho realmente muy bien porque tenemos grandes convicciones para ganar; somos muchos y tenemos la razón y la verdad de nuestra parte.
ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Etiquetas:

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM