Menu

¡¡¡SÍ SE PUEDE!!!

27 enero, 2014 - Nacional, Portada, Sanidad

La Comunidad de Madrid renuncia a la privatización de hospitales El Gobierno de Ignacio González deja sin efecto la adjudicación de la gestión de seis centros públicos a empresas privadas La decisión significa también el cese del consejero de Sanidad, Javier Fernández Lasquetty Hoy mismo la Comunidad recibió un nuevo varapalo judicial, al mantenerse la […]

sanidad 21La Comunidad de Madrid renuncia a la privatización de hospitales
El Gobierno de Ignacio González deja sin efecto la adjudicación de la gestión de seis centros públicos a empresas privadas
La decisión significa también el cese del consejero de Sanidad, Javier Fernández Lasquetty
Hoy mismo la Comunidad recibió un nuevo varapalo judicial, al mantenerse la suspensión cautelar del proceso
El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, ha anunciado que cancela el proceso de privatización de hospitales que ha provocado el rechazo social y que ha sido frenado en los tribunales. Además, ha explicado que hoy mismo ha aceptado la renuncia de su máximo responsable, el consejero de Sanidad, Javier Fernández Lasquetty.
Cinco magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Madrid habían rechazado esta misma mañana el recurso del Gobierno de la Comunidad de Madrid y mantienen suspendida la privatización de seis hospitales. El Ejecutivo de Ignacio González (PP) había solicitado que se retirara esa medida cautelar impuesta por la sección tercera de lo Contencioso-Administrativo del TSJM pero los jueces no han atendido a sus peticiones.
Los hospitales seguirán gestionados sanitariamente por la Consejería de Sanidad y no por los contratistas a los que ésta había adjudicado su dirección médica.
«El Gobierno ha decidido dejar sin efecto el proceso de externalizacion de la gestión de hospitales a la vista de las decisiones tomadas por los tribunales», ha comenzado González. «Como siempre hemos dicho, acatamos y cumplimos los fallos judiciales con independencia de que estemos más o menos de acuerdo, como en este caso
 
«No parece razonable», aseguró el presidente madrileño, que la adopción de una medida cautelar lleve siete meses  «generando una situación de incertidumbre y de falta de seguridad». También ha defendido el modelo privatizador. «Este es un modelo de gestión legal y posible, está contemplado en la ley y está siendo aplicado por todas las administraciones públicas». Y ha ido más allá: «En Madrid tenemos cuatro hospitales que siguen siendo públicos y garantizando una atención gratuita y de la máxima calidad» aunque no están gestionados directamente por la Consejería de Sanidad.
Aunque ha asegurado que la externalización «nos permite hacer sostenible» el sistema sanitario, no ha explicado claramente cómo afectará esta decisión a los presupuestos de la Comunidad de Madrid. Sólo ha adelantado que tendrán que «tomar más decisiones tendientes al ahorro».  Y quiso dejar claro que el de la sostenibilidad era el «unico objetivo con el que pusimos en marcha estas y otras medidas».

Lasquetty, el gran perdedor

«Ha sido un consejero estupendo». Las palabras de Ignacio González sonaron a sentencia. Un breve resumen de las capacidades y logros de Javier Fernández Lasquetty acompañó al anuncio de la dimisión del polémico consejero de Sanidad madrileño.
«Yo fui quien propuso este proyecto y las circunstancias lo han hecho imposible, es bueno asumir la responsabilidad de no haberlo logrado», ha asegurado Lasquetty. Sobre todo un proyecto «que ha generado un grado alto de debate», abundó. Por eso, resumió, «dimito por rectitud y sentido de la responsabilidad»
En cuanto a las concesionarias, el presidente aseguró que no está previsto que se les ofrezca ningún tipo de indemnización. «Una suspensión es eso, una suspensión. Todos tenemos que acatar las decisiones judiciales».
El reemplazo de Lasquetty es Javier Rodríguez Rodríguez, doctor en Medicina y catedrático de Medicina de la Universidad Complutense, que ha hecho buena parte de su carrera en el hospital Gregorio Marañon. Lasquetty, por su parte, continuará como diputado en la Asamblea de Madrid.
El futuro político de Ignacio González protagonizó varias de las preguntas de los periodistas en la rueda de prensa convocada de urgencia por el presidente autonómico. González atajó las insinuaciones sobre las posibles consecuencias que esta decisión podría comportarle en lo personal. «Esto no es un fracaso» aseguró, tajante. «Simplemente se ha abierto un debate». Además, se encargó de destacar que este varapalo judicial no afecta su proyecto político. «Mi proyecto es salvaguardar nuestro magnífico sistema sanitario», zanjó. Y ante la posibilidad de llevar nuevamente este proyecto a las próximas elecciones, no quiso pronunciarse. «No, no es el momento»

La batalla legal

La Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM) contrató un bufete de abogados para tramitar la oposición en los juzgados. 50 diputados regionales del Partido Socialista de Madrid presentaron un recurso similar al de los médicos, pero los jueces entendieron que no estaban «legitimados». Esa medida también está recurrida. También medio centenar de senadores del PSOE presentaron un recurso ante el Tribunal Constitucional contra la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de la Comunidad de Madrid, que permitía abrir el proceso administrativo de privatización. El TC lo admitió a trámite el 23 de abril de 2013, pero esto no conllevaba medidas cautelares porque sólo surten efecto inmediato cuando el que presenta el recurso es el Gobierno central (como en el caso del euro por receta, cuya reclamación por parte de Mariano Rajoy paralizó la tasa en Madrid y Cataluña).
Estas causas fueron derivadas a la supersala para que las resolvieran en conjunto 50 jueces del Tribunal Superior de Justicia, pero una vez reunidos decidieron devolver las causas a las respectivas salas a las que habían sido asignadas.
Además de esta batalla en el Tribunal Superior de Justicia, el Juzgado de Instrucción Nº 4 de Madrid tiene abierta una causa por la querella presentada por la AFEM contra un proceso anterior de privatización de centros sanitarios similar al actual (aunque de menor escala) y por el que están imputados los exconsejeros de Sanidad Manuel Lamela y Juan José Güemes, así como la actual viceconsejera, Patricia Flores, y el director de Atención Especializada, Antonio Burgueño

«Esta victoria de la marea blanca tiene que ser un ejemplo para el resto»

El anuncio de Ignacio González de cancelar el proceso de privatización de seis hospitales madrileños es, para los que llevan meses luchando por la sanidad pública y de calidad, la «primera victoria»
La decisión, aunque «tardía», supone «dejar por fin a un lado la obstinación» del Ejecutivo de la Comunidad de Madrid en el proceso de privatización
A pesar de haber ganado esta batalla, recuerdan que aún «continúan en pie otras muchas agresiones contra el sistema sanitario público»
Aunque organizaciones como AFEM miran con recelo el nombramiento de Javier Rodríguez, otras como la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública destacan que «al menos el sustituto tiene experiencia sanitaria»
La primera victoria, pero no la última. Tras el anuncio de Ignacio González de renunciar a la privatización de seis hospitales públicos madrileños, la marea blanca hace realidad su «sí se puede», repetido en la calle una y otra vez desde hace 15 meses, cuando comenzaron las protestas. Aunque para muchos esta decisión es «tardía», se muestran satisfechos porque el Gobierno de la Comunidad de Madrid haya cesado en su intento desesperado de privatizar la sanidad, aunque también expectantes ante lo que venga. Así las cosas, los hospitales seguirán gestionados sanitariamente por la Consejería de Sanidad y no por los contratistas a los que ésta había adjudicado su dirección médica.
El anuncio, hecho público esta tarde, ha sucedido al rechazo por parte de cinco magistrados del Tribunal Superior de Justicia de Madrid esta misma mañana del recurso presentado por el Ejecutivo autonómico. Por eso, para algunos, como Pedro de la Oliva, cofundador de AFEM (Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid), la decisión de cancelar el proceso de privatización «era esperable».
«El triunfo de la razón y la justicia tiene ser un ejemplo para el resto del país y, a la vez, un acicate para seguir manteniendo nuestras movilizaciones, porque aunque se ha paralizado la privatización de los 6 hospitales, continuan en pie otras muchas agresiones contra el sistema sanitario público», dicen desde la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid.
Para De la Oliva, la renuncia a la privatización es «una primera victoria» que demuestra cómo la sociedad, a través de la vía judicial, «puede obligar a los políticos a seguir las reglas del juego». Si no lo hacen, explica uno de los autores de los informes AFEM -López Rodó, «se tienen que ir, como le ha ocurrido a Lasquetty». Su dimisión es, para Fátima Brañas, vicepresidenta de AFEM, «necesaria e imprescindible». «Un gobernante que ha demostrado trabajar en contra de la Sanidad Pública no puede seguir», sostiene.
 
«Al fin un poco de coherencia, por fin se dan cuenta de que la democracia es nuestra, de que los ciudadanos les vamos a pedir responsabilidades, de que no van a tener tan fácil hacer lo que quieran hacer con nosotros…», dice Pilar Esquinas, una de las promotoras de la consulta popular que recogió cerca de un millón de votos contra la privatización madrileña. Para Esquinas, lo único que realmente asusta al político que hace algo contra el interés general «es la inseguridad jurídica». Según su experiencia, «llevarlos a los tribunales es lo único que funciona». Y no lo dice por decir: «Después de esto, pararemos la privatización del agua, la privatización del Canal de Isabel II».
La opción propuesta por el Gobierno de Ignacio González para tomar el relevo a Javier Fernández-Lasquetty se mira con recelo desde la mayoría de organizaciones que componen la marea blanca.  «Javier Rodríguez, portavoz de Sanidad del PP en la Asamblea de Madrid, ha defendido a capa y espada el modelo de Lasquetty con la misma dinámica de insulto y tono descalificador», apunta la vicepresidenta de AFEM, escéptica ante el nuevo nombramiento.
La Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid se muestra más optimista: «el nuevo consejero al menos tiene experiencia sanitaria, lo que es de agradacer. Entendemos que lo primero que tiene que hacer es paralizar lo que queda del llamado «plan de sostenibilidad» y abrir cauces de diálogo con la sociedad y los profesionales madrileños».
«No hay que olvidar -recuerda De la Oliva- que hay tres hospitales madrileños (Valdemoro, Torrejón y Móstoles) que siguen el modelo Alzira y que «son una amenaza para la sanidad pública». Por eso, para los que llevan años peleando por la calidad de la sanidad pública, la lucha no ha terminado. «Seguiremos vigilantes y trabajando para la mejora de la sanidad de todos y todas», concluye Bráñez.
 FOTO: Una de las protestas de la Marea Blanca contra la privatización sanitaria en Madrid. \ EFE

eldiario.es 
ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM