Menu

Bankia sube masivamente las comisiones que cobra a sus clientes este verano

31 agosto, 2013 - Mercados Financieros, Nacional

Eduardo Segovia   Numerosos clientes de Bankia se están encontrando al ver sus extractos del último mes con que les han cobrado un sinfín de comisiones por operaciones por las que hasta ahora no tenían que pagar. Se trata de una subida generalizada de estos cargos aplicada desde el 21 de junio y disfrazada con una […]

bankia-futuroEduardo Segovia

 

Numerosos clientes de Bankia se están encontrando al ver sus extractos del último mes con que les han cobrado un sinfín de comisiones por operaciones por las que hasta ahora no tenían que pagar. Se trata de una subida generalizada de estos cargos aplicada desde el 21 de junio y disfrazada con una campaña comercial llamada «Bankia sin comisiones», que en realidad endurece los requisitos para librarse de ellas. Es decir, muchos clientes a los que hasta ahora no se les aplicaban comisiones han dejado de ser «aptos» para ello. Esta subida no es un caso aislado, sino que se enmarca dentro de una tendencia generalizada en la banca española que trata de impulsar así sus deprimidos márgenes.

Esta campaña, de la que la entidad avisó por carta a sus clientes, establece unas condiciones mucho más estrictas que las anteriores para quedar exento del pago de la mayoría de comisiones. Así, hay que cumplir uno de estos cinco requisitos: tener menos de 18 años; tener entre 18 y 25 y activar el servicio de correspondencia por internet; ser titular de 1.000 acciones de Bankia; contar con un saldo de 75.000 euros; o domiciliar los ingresos más un «producto de vinculación». Esta es la condición en la que se encuentra la mayoría de los clientes, pero cuidado, no basta con cualquier ingreso ni con cualquier producto.

En cuanto a los ingresos, es necesario tener una nómina superior a 450 euros, una pensión de más de 200 o una prestación por desempleo por idéntica cantidad. En cuanto a los productos vinculados, deben ser un seguro de más de 125 euros anuales, un plan de pensiones con una aportación neta de 360 euros anuales o un saldo de más de 3.000 euros, una tarjeta de crédito (no de débito) con la que realice al menos una operación al mes o un saldo de todos sus productos superior a 30.000 euros.

Como se puede apreciar, no son condiciones demasiado fáciles de cumplir, y muchos clientes tampoco han tenido tiempo para contratar -o directamente no les interesa- alguno de los productos exigidos. Los que no cumplen estos requisitos han visto cómo a partir del mes pasado les han cobrado comisiones de mantenimiento, por apunte, por las tarjetas de débito, por retirar efectivo o simplemente consultar el saldo en los cajeros de la propia Bankia (ya cobraba por sacar dinero en otras entidades), por transferencias, por traspasos entre cuentas del mismo titular y por cheques.

Las quejas de los clientes

Esta política nueva ha provocado la indignación de muchos de los clientes de la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri. Por ejemplo, Javier, un autónomo con ingresos regulares de varios pagadores, ha empezado a pagar por todas esas operaciones cuando hasta ahora no lo hacía, porque entre los ingresos que dan derecho a la exención no están los pagos a los trabajadores por cuenta propia, aunque sean regulares y sistemáticos. José sí cumple el requisito de ingresos, pero no tiene ninguno de los productos vinculados «aptos» -su tarjeta es de débito- y no llega a los 30.000 euros de saldo. Así que también ha empezado a pagar.

Hay algunos afectados que denuncian incluso que Bankia va más allá de las condiciones publicadas: Jorge y Marta son una pareja en la que sólo ella ingresa la nómina en Bankia y que no pagaba comisiones hasta ahora. Al ir a protestar por los cargos de julio, en su sucursal les han dicho que debeningresar las dos nóminas si quieren mantener la situación anterior.

¿Qué entidades cobran mayores y menores comisiones?

Un portavoz de la entidad explica que «no es sólo Bankia, sino que todo el sistema financiero ha cambiado las comisiones. Como en toda la banca, nuestra política de no comisiones está ligada a la vinculación que tenga el cliente con el banco».

En efecto, todo el sector ha subido las comisiones que cobra a sus clientes para tratar de insuflar aire a unos márgenes muy deprimidos por el entorno de tipos bajos -que se trasladan a los intereses de los préstamos, en especial los hipotecarios- y por unos costes de financiación que siguen siendo muy altos pese a la reducción de la prima de riesgo. Las otras medidas para luchar contra esta situación son la rebaja del interés que pagan por los depósitos después de que el Banco de España pusiera fin a la guerra del pasivo y la subida de los diferenciales en el crédito, en especial para las empresas.

De hecho, Bankia no es la entidad con las comisiones más altas. Hay otras que las tienen más elevadas… para los clientes a los que se las cobran. Porque otra cosa es que no sean tan restrictivas como la fusión de Caja Madrid y Bancaja a la hora de determinar quiénes pagan y quiénes no. Si olvidamos esos criterios, en general BBVA es la entidad que cobra las comisiones más baratas, seguida por La Caixa y, en algunos conceptos, por el Popular (aunque es el más caro en la gestión de recibos). En el otro extremo, el más caro suele ser Santander, seguido por Sabadell, que es el que tiene mayores comisiones de mantenimiento de cuenta o de devolución de recibos. Bankia suele situarse en la media del sector.

El Confidencial

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM