Menu

*¿POR QUÉ DESMANTELAN EL GREGORIO MARAÑÓN?*

27 marzo, 2013 - Nacional, Sanidad

Carlos Castaño, médico especialista del HGUGM. El Gregorio Marañón es un “gigante hospitalario” dimensionado para una actividad de su nivel. Su actividad como Centro puntero en todo tipo de técnicas, trasplantes, Centro de Referencia Nacional en numerosas patologías y su capacidad docente como Hospital Universitario y formador de especialistas de primerísimo orden vienen dados por el volumen de patología que […]

Carlos Castaño, médico especialista del HGUGM.
El Gregorio Marañón es un “gigante hospitalario” dimensionado para una actividad de su nivel. Su actividad como Centro puntero en todo tipo de técnicas, trasplantes, Centro de Referencia Nacional en numerosas patologías y su capacidad docente como Hospital Universitario y formador de especialistas de primerísimo orden vienen dados por el volumen de patología que ha asistido desde hace muchos años. Su presupuesto ha
estado adaptado a un Área de unos 774.000 habitantes que correspondían al antiguo Área 1 de Madrid.

Al construir los nuevos hospitales, Esperanza Aguirre hizo una trampa. Por un lado redujo el área del Gregorio Marañón en 452.000 habitantes, que serían destinados a los Hospitales de Arganda y Vallecas, dejando al Gregorio Marañón un área de 317.940 habitantes. Por otro lado se introdujo el Área Única con la excusa de la libre elección de centro y especialista pero con el objeto de disimular la ineficacia de unos Hospitales recién construidos, abiertos todos al mismo tiempo, con escaso personal, y que precisarían un obligado rodaje antes de dar el rendimiento esperado. Por otro lado estos hospitales serían de nivel 2 con lo que no podrían asumir todo tipo de patología. Así las cosas el Gregorio Marañón no se vio afectado por la disminución drástica y meramente teórica de su área de salud y mantenía casi la misma actividad y presupuesto.

En los presupuestos del 2013, en plena y reconocida crisis económica, su presupuesto se ha reducido en un 15% pasando a ser de 471.489.729 € que dividido entre los 774.000 habitantes de su clásica y efectiva área de influencia, arroja una cifra de 609 € por habitante o cápita. Para comparar vemos que el hospital de Móstoles Rey Juan Carlos de gestión privada tiene una cápita asignada para 2013 de 592 € siendo un hospital de nivel 2. En este punto cabria preguntarse cómo un hospital de gestión privada como el de Móstoles y de inferior categoría cuesta casi lo mismo que el Gregorio Marañón, de gestión pública.

Pero con la llegada del plan privatizador de la Consejería de Sanidad de Madrid las cosas no pueden seguir igual. Se debe hacer un hueco económico a las empresas privadas concesionarias y para ello se debe justificar el dinero que reciban y la cápita asignada debe ser multiplicada por el máximo número de habitantes posible, pero nos encontramos con el Gregorio Marañón que se convierte en el enemigo. Si se reduce su área efectiva a 317.940 habitantes y calculamos la cápita desde su presupuesto nos sale 1.483€ con lo que la Consejería justifica la reducción drástica de su presupuesto real de 471.489.729€ a lo que le parezca. El dinero resultante será entregado a las empresas concesionarias para maquillar unas cuentas que no salen porque la privatización encarecerá toda la sanidad madrileña. Tenemos el móvil y tenemos la víctima, comienza el desmantelamiento.

El plan va a equiparar al gran Hospital General Universitario Gregorio Marañón a la categoría del resto de nuevos hospitales de nivel 2. No importa perder un Hospital de la categoría del Gregorio Marañón pues el objetivo no es dar una sanidad pública universal y de la máxima calidad, como venía siendo hasta ahora. El objetivo es cuadrar unas cuentas que no saldrán nunca, debido al alto canon de arrendamiento y una cápita mas elevada que la actual, pero con las que de momento maquillarán sus cifras.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM