Menu

Madrid Arena Corrupta

25 noviembre, 2012 - Nacional

Ignacio Escolar   Cómo será de mayúsculo el escándalo para que hayan caído tres altos cargos del PP en cuestión de tres semanas; con lo que cuesta dimitir en España, especialmente en la derecha. A cada paso que da la investigación sobre las cuatro muertes del Madrid Arena, más feo parece todo. Más siniestro. Más irregular […]

Ignacio Escolar

 

Cómo será de mayúsculo el escándalo para que hayan caído tres altos cargos del PP en cuestión de tres semanas; con lo que cuesta dimitir en España, especialmente en la derecha. A cada paso que da la investigación sobre las cuatro muertes del Madrid Arena, más feo parece todo. Más siniestro. Más irregular y sospechoso.

A la larga lista de negligencias se suma un asunto más para nada irrelevante: el trato de favor que el Ayuntamiento de Madrid otorgaba a la empresa Diviertt, que organizó la fiesta de Halloweeen en el Madrid Arena. Su dueño, Miguel Ángel Flores, es un hombre muy bien relacionado con el PP.

La clave está en el contrato que desveló el martes Alicia Gutiérrez en eldiario.es: aquí está el documento. En él hay una cláusula que impedía a otras empresas celebrar fiestas y conciertos en los recintos de la Casa de Campo un mes antes y un mes después de los que organizaba Diviertt. En la práctica, esto suponía que Miguel Ángel Flores tenía firmado el monopolio del recinto durante el 2012 y el 2013, a pesar de que solo lo alquilaba unas pocas veces cada año: nadie más podía organizar allí otros eventos similares porque cada fecha que Diviertt montaba algo dejaba por dos meses el recinto cerrado a la competencia. ¿Se imaginan a un empresario privado aceptando un contrato tan leonino como el que firmó el Ayuntamiento? ¿A cambio de qué obtenía Diviertt esta tremenda ventaja sobre el resto de sus competidores?

Después de que eldiario.es desvelase el contrato, Ana Botella ha descubierto que en este local se juega y ha destituido fulminantemente a los directivos de la empresa municipal que gestionaba el Madrid Arena. Caen así los responsables más cercanos, que no sabemos si los últimos responsables: es dudoso que la idea de esta cláusula fuese de los dos destituidos. La alcaldesa por herencia argumenta que desconocía ese acuerdo de exclusividad. Es una mala excusa. En tres semanas desde la tragedia, ¿no ha tenido aún tiempo siquiera de analizar los contratos del Madrid Arena?

La sensación es que este tipo de tejemanejes son constantes, y que han tenido que morir cuatro chicas para que nos diésemos cuenta porque solo así hemos mirado debajo de la alfombra. ¿Cuántos otros chanchullos e irregularidades así se esconden en los acuerdos municipales? No lo sabemos. Entre otras cosas, porque estos contratos de la Administración no son públicos, aunque siempre los acabemos pagando entre todos.

escolar.net

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM