Menu

Puig y la Doctrina del Shock

24 junio, 2011 - Nacional

Carlos Barbudo – Miembro de la Comisión de Audiovisuales de Acampada Sol y estudiante de Ciencias Políticas. Puig presume: «Fui el único que entendió lo del 27, ¿no?» (http://www.publico.es/espana/382103/puig–presume–fui–el–único–que–entendió–lo–del–27–no) Esta noticia ha pasado demasiado desapercibida. También cayó en el olvido que ayer Puig debía dar cuentas en el Parlament por la actuación policial que desalojó, […]

Carlos Barbudo Miembro de la Comisión de Audiovisuales de Acampada Sol y estudiante de Ciencias Políticas.

Puig presume: «Fui el único que entendió lo del 27, ¿no?» (http://www.publico.es/espana/382103/puig–presume–fui–el–único–que–entendió–lo–del–27–no)

Esta noticia ha pasado demasiado desapercibida. También cayó en el olvido que ayer Puig debía dar cuentas en el Parlament por la actuación policial que desalojó, para “limpiar”, la plaza donde se desarrollaba la AcampadaBCN.

Sin embargo, tras los sucesos del Parlament ninguna de sus señorías se atrevió a criticar a los Mossos. «El líder del PSC dice que “no es un día para valorar los operativos policiales”» (http://politica.elpais.com/politica/2011/06/15/actualidad/1308147813_674176.html).

Quizá sea casualidad, quizá no, pero convendría recordar lo siguiente: Puig era, al mismo tiempo, el que debía dar explicaciones en el Parlament y el encargado de dirigir el dispositivo policial que se levantó para proteger a sus señorías. Si analizamos un poco como fue dicho dispositivo policial, se apreciarán fácilmente, ciertas debilidades incomprensibles.

La violencia que experimentaron sus señorías a su llegada al Parlament consistió en recibir ráfagas de agua, algún empujón y, en el peor de los casos (tan sólo uno), ser rociado con pintura. ¿Cómo pudo ser posible que el dispositivo policial permitiese tal situación? O mejor dicho, por qué el dispositivo policial fue diseñado de tal modo que muchas de sus señorías tuvieron que atravesar, por su propio pie y sin protección, la multitud concentrada para poder acceder al Parlament. ¿Acaso era imposible organizar un pasillo de seguridad que garantizase el acceso de sus señorías? Los Mossos tienen medios suficientes para esto, tan sólo hay que observar la sobreactuación del helicóptero de Mas.

Sin embargo se optó por lo contrario: muchas de sus señorías tuvieron que abrirse paso entre los manifestantes por sus propios medios para llegar al Parlament. Obviamente esto entrañaba un gran riesgo, cualquier exaltado podría haber agredido físicamente a una de sus señorías. O incluso un trastornado mental podría haberse colado con un arma blanca. Estos escenarios siempre son considerados por la policía para garantizar la integridad física de sus señorías. Qué casualidad que ayer todas estas precauciones no fueron puestas en práctica.

¿Doctrina del Shock? Quizá, eso tan sólo es una hipótesis. Lo que sabemos es que, tras esta experiencia traumática, ninguna de sus señorías hizo lo que tenía programado hacer: pedir cuentas a Puig. Bueno, sí que hicieron una cosa que tenían programada, aprobar los Presupuestos.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM