Menu

¡PODEMOS!

27 mayo, 2010 - Nacional, Portada

Juntos ¡PODEMOS!, ven con nosotros a nuestra FIESTAATTAC el próximo miércoles 2 de junio a las 21,00h en la SALA CLAMORES, c/Alburquerque 14, Madrid.
Habrá actuaciones en directo, buen rollo y todo ello por el módico donativo solidario de 7 euros, para que Attac pueda continuar con su actividad.

Francisco Altemir, Attac Madrid.

La presencia y las palabras de un hombre cabal, Carlos Martínez, Presidente de Attac España, entrevistado por Iñaki Gabilondo en CNN+, ha supuesto un revulsivo para todos los miembros de Attac.

Creo que sus palabras habrán despertado a muchos telespectadores que no eran conscientes por estar adormecidos por un pensamiento dominante. Es necesario liberar la conciencia de la tiranía condicionada de la mente.

Se puede pensar que la humanidad aprende de sus errores pero generalmente no ocurre así. El recurso a la fuerza y a las guerras nos lo demuestra a diario. Estamos acostumbrados a que las cosas ocurran así y no cambiamos el paradigma, bien por la manipulación a que estamos sometidos, bien por la comodidad que supone el no pensar y a admitir que todo es inevitable y no podemos hacer nada por cambiar la realidad.

El hombre común, en esta sociedad científico-técnica, no entiende nada, se empequeñece y tiende a no dudar ni a plantearse interrogantes, vive fuera de él mismo. “Y es difícil saberse a sí mismo, afirma Adela Cortina, en una civilización acelerada, vertida al exterior, cuando monopolizan nuestra vida el correo electrónico, el teléfono móvil, el contestador, las miríadas de exigencias burocráticas, las turbulencias del mundo económico, no digamos del teatro político, y así casi hasta al infinito.”

El hombre, cual aprendiz de brujo, se ha convertido en esclavo de sus propias realizaciones y lo malo es que “los árboles le impiden ver el bosque.”. Ignoramos quiénes somos y adónde vamos.

Hace falta que la sociedad piense, se despierte y cambie de hábitos. Para eso hace falta reflexionar como hizo el hijo pródigo del Evangelio: “Cuando se lo había gastado todo vino un hambre terrible en aquella tierra y empezó él a pasar necesidad. Fue entonces y se puso al servicio de uno de los naturales de aquel país, que lo mandó a sus campos a guardar cerdos. Le entraban ganas de llenarse el estómago de las algarrobas que comían los cerdos, pues nadie le daba de comer. Recapacitando entonces…” (Lucas 15, 11-19).

Necesitamos recapacitar y para eso necesitamos parar, escabullirnos de la vorágine a que nos vemos sometidos y filosofar.

Filosofar es una necesidad vital del hombre. “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo” afirmaba Ortega en sus Meditaciones del Quijote en 1914. Nuestra circunstancia actual es estar inmersos en una dictadura difusa y anónima, (la autoridad anónima de Fromm), horizontal y no jerárquica, con forma de red, despersonalizada, la dictadura del pensamiento único que produce la narcotización de las mentes y conduce al hombre medio al fatalismo admitiendo que no hay nada que hacer. Una dictadura en la que la verdad se esconde avergonzada, lo que prima es la verdad del circo mediático, sólo existe lo que sale en televisión y tanto es más verdadera cuanto se afirme con mayor seguridad, convicción y firmeza. Los gritos, insultos y descalificaciones sustituyen al pensamiento y la argumentación. Las convicciones desplazan a las ideas por lo que, si no se enseña a pensar, a argumentar, a filosofar en definitiva, el género humano se convertirá en pura animalidad y será prisionero de su mente manipulada; darse cuenta de ello es el primer paso en el camino de la liberación. “El esclavo- decía Hegel- lo es porque no se sabe a sí mismo”. “El efecto de la sociedad – afirmaba Erich Fromm – no se limita a atiborrarnos la conciencia de ficciones, sino que además nos impide la percepción de la realidad” (Psicoanálisis de la sociedad contemporánea)

El pensamiento único nos dice: tienes que adaptarte y el hombre medio tiene que adaptarse y someterse para sobrevivir. Adaptarse y someterse a la economía de mercado, a la globalización financiera y especuladora, a la competitividad, a los empleos precarios, a la posibilidad del paro o de la jubilación anticipada, a la explotación laboral, al acoso en el trabajo, a la posibilidad de deslocalizaciones y fusiones, con las consiguientes pérdidas de puestos de trabajo, a los paraísos fiscales, a las especulaciones financieras e inmobiliarias efectuadas por los “amos del universo”. Adaptarse y someterse al yugo que supone el pago de las hipotecas durante, prácticamente, toda la vida. Adaptarse a la arrogancia y prepotencia del poder, al trabajo infantil esclavo, a la trata de blancas. Adaptarse a las amenazas de privatización de los servicios públicos o a su posterior desaparición. En sumo: adaptarse a vivir con miedo, sin dignidad y esperanza y a deshumanizarse. El sistema aborrece de los que piensan y se rebelan, les descalifica tachándoles de “inadaptados”.

Cuenta Ortega que lo que diferencia al hombre del animal es su capacidad de ensimismarse para pensar mientras que el segundo está siempre en movimiento, en estado de alteración. Dice que se le ocurrió esta idea contemplando a los monos en su jaula de la antigua Casa de Fieras del Retiro madrileño. Podemos pensar que la humanidad entera está metida en una jaula que es agitada por una mano invisible. En nuestras manos está salir de ese estado, cambiar la circunstancia que nos rodea, pero para eso primero tenemos que ser conscientes de ello, captar la realidad circundante y obrar.

De todo eso hizo Carlos Martínez que muchos ciudadanos tomasen conciencia.
No somos marionetas en manos de un poder invisible. Hay que denunciar a esos poderes que evaden impuestos, que se llevan sus caudales a Paraísos Fiscales, que tratan de eludir cualquier tipo de reglamentación porque han esclavizado a eso que llamamos Poderes Públicos, falsos representantes de los ciudadanos, “Poderes” que tienen miedo como han demostrado en cuanto el FMI les ha mirado fijamente. “Poderes” que no saben de la solidaridad, de trabajar juntos contra los auténticos delincuentes que han llevado a la Humanidad a esta situación desastrosa.

Es la hora de que se nos oiga a los ciudadanos, es la hora en que todos juntos tengamos un sueño en el que nace otro MUNDO NUEVO porque ¡OTRO MUNDO ES POSIBLE!

Juntos ¡PODEMOS!, ven con nosotros a nuestra FIESTAATTAC el próximo miércoles 2 de junio a las 21,00h en la SALA CLAMORES, c/Alburquerque 14, Madrid.
Habrá actuaciones en directo, buen rollo y todo ello por el módico donativo solidario de 7 euros, para que Attac pueda continuar con su actividad.

Etiquetas:

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

Follow by Email
Facebook
Facebook
Twitter
YOUTUBE
INSTAGRAM