El tipo de interés, arma de destrucción masiva

12 septiembre 2013 | Categorías: Justicia Fiscal y finan.Global, Mercados Financieros, Portada
Etiquetas: ,

tanto por cientoRober Gonpane. ATTAC Madrid

 

En “elblogsalmon” leí un artículo que explicaba de forma sencilla el motivo por el que se cobra un tipo de interésdeterminado cuando se concede un préstamo. He de decir que el artículo está bien, es fácil de entender y práctico y cuando parece que se va a meter en terrenos más profundos citando a Keynes en relación a la definición que acaba de dar del tipo de interés basada en la “ley de la oferta y la demanda”; lo deja para otra entrada en que explica también de modo práctico la “preferencia por la liquidez” de la población (que no es tan subjetivo como parece) y el aumento del “coste de oportunidad” con la subida del tipo de interés.

Lamentablemente para ser práctico y no confundir al lector con conceptos más complejos, no profundiza en un tema tan crucial como el tipo de interés, condenando por tanto al lector a la más lamentable, extendida y peligrosa confusión: la de aquellos que se creen que saben de algo cuando en realidad no han visto más que una pequeña parte.

Dirán algunos que ese es el caso del que escribe estas líneas (y probablemente no se equivoquen) pero sin pretender estar en posesión de la verdad creo que en un tema de tan capital importancia para la humanidad como es el tipo de interés o el precio del dinero, es necesario decir algo más aparte de lo que el autor del artículo citado explica y que por otra parte es el concepto más conocido por la ciudadanía.

¿Por qué digo que el tipo de interés es un arma de destrucción masiva?

Sería fácil de explicar, y muy bien acogido por la mayoría de la población, si dijera que es una de las herramientas con las que el Capitalismo Neoliberal Global oprime a los pueblos para beneficiar a la Banca, a la que le  presta el dinero al 0,5% para que puedan comprar deuda pública por el que los Estados tienen que pagar mucho más en función de lo ‘alta que quiera estar la maldita prima de riesgo’: ¿a que sí que por ese camino casi tod@s estaríamos de acuerdo?

Naturalmente que sí porque es algo infame que debemos denunciar constantemente aprovechando lo bien que ha calado en la sociedad este perverso sistema de financiación de los Estados que no cuentan con una Fiscalidad Justa y Suficiente (o sea prácticamente todos, gracias en buena parte a la existencia de Paraísos Fiscales en una economía Globalizada exclusivamente en lo comercial y financiero). Pero sobre esto ya comenté bastante en artículos anteriores sobre la Deuda y Fiscalidad.

 

Ahora solo quiero destacar un concepto sencillo que justifica que el tipo de interés (y su socia la inflación pues son las dos caras de la misma moneda) pueda ser considerado un arma de destrucción masiva: no es una cuestión científica, ni una consecuencia del mercado; es una cuestión de carácter básicamente ideológico.
Los Bancos Centrales llevan años luchando contra la crisis decididamente con todos los medios de control de los que disponen: el tipo de interés y masa monetaria. Los tipos de interés cercanos al cero y las expansiones cuantitativas de masa monetaria no han conseguido hasta ahora nada positivo para la economía real que sigue en recesión y cada vez más próxima al colapso a medida que incrementa el riesgo de un nuevo crack financiero.

Por culpa precisamente de las POLÍTICAS monetarias (y destaco lo de políticas porque es de ideología de lo que estamos hablando) practicadas por los Bancos Centrales sin la necesaria contrapartida de medidas regulatorias que deberían haber cortado de raíz la economía global de casino, la especulación en los mercados financieros se ha convertido en el auténtico verdugo de la economía real, o sea de la economía que produce los bienes y servicios que necesitamos creando empleo y bienestar.

Bien al contrario la POLÍTICAS monetarias de los Bancos Centrales se han combinado con medidas Fiscales y Regulatorias de los Estados, que han sido dictadas por el Poder Económico en beneficio de las multinacionales, la banca privada y otras entidades financieras; y por supuesto en contra de los intereses de los propios Estados cada vez con más deuda y más déficit presupuestario. Lógicamente esta política monetaria ha perjudicado a la población que sufre subidas de impuestos, recortes salariales y pérdida de servicios sociales y derechos que creía consolidados.

Supongo que ahora comprenderéis porque la omisión de todo lo anterior al hablar del tipo de interés me parece más que información gratuita, desinformación planificada (aunque no dudo de las buenas intenciones del autor del artículo citado).

Dejo para otro momento el escribir sobre el otro arma de destrucción masiva de los Bancos, esa que les da el poder de los poderes: el crear dinero de la nada y establecer la cantidad de dinero que hay en el sistema. Tampoco es una cuestión científica o un efecto de la “mano invisible” del Mercado; en esto la Ideología Política influye hasta el punto de convertirlo en un instrumento dedicado en exclusiva a mantener la Propiedad Privada en manos de los que tienen el control del sistema; aquellos a los que Susan George llama “la clase de Davos” que maneja los Lobbies Financieros y que encargó a un grupo de expertos realizar el“El Informe Lugano II” con el objetivo ahora no solo de perpetuar el Capitalismo y hacerlo inmune a las crisis y revoluciones; ahora están dispuestos a acabar con la incómoda Democracia.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

 

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.