“A nivel internacional, este mundo está gobernado por delincuentes”(Arcadi Oliveres)

23 julio 2013 | Categorías: Opinión

arcadiArcadi Oliveres, doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona, analiza los impactos sociales de la crisis actual.

“Me vergüenza ver como Cataluña o Madrid se arrodillaron ante un impresentable nazi y mafioso para rogarle que instale en España sus casinos”.

“Con tanta gente durmiendo en los cajeros, son la mejor obra social de las cajas.

Este reconocido activista de Justicia y Pau critica que en vez de potenciar “la inversión pública” se apueste por “una política de recortes, recortes y más recortes”.

Por Leyre González Grande

 

El capitalismo es un sistema perverso que nos ha dejado caer en la crisis con cierta periodicidad. Al menos, esa es la opinión de Arcadi Oliveres, economista y reconocido activista de Justicia i Pau (organización catalana en defensa de los derechos humanos). Aunque existen precedentes históricos que permiten echar la vista atrás y encontrar una situación de miseria económica como la que atravesamos, buscar una solución en estos antecedentes sería una solución anacrónica, y es que “la economía ha cambiado, se ha mundializado”, dice Oliveres.

La solución que los estados han buscado para la actual crisis está “180º en contra de lo que debería haber sido”, insiste el economista. En lugar de potenciar “la inversión pública” se han limitado a defender “una política de recortes, recortes y más recortes”. Oliveres culpa de todo esto a un hecho que diferencia la actual situación de sus antecesoras, el fenómeno de capital especulativo. “Miles de pisos fueron comprados por gente que no los necesitaba” y ahora nos encontramos con “tres millones de viviendas vacías en España, y 350.000 familias desahuciadas”.

350.000 familias a razón de tres miembros por cada una, da como resultado un millón de personas en la calle, y para Oliveres la solución sería sencilla: “Que cojan un millón de esas casas y se las entreguen a esas personas”. Aunque reconoce que suena utópico ya que “por supuesto, los bancos no lo permiten”. Es cierto que se buscan alternativas, “intentan fomentar el alquiler social”, pero mientras llegan “cada vez es más habitual ver a familias viviendo en furgonetas, campings, o tiendas de campaña” y “con tanta gente durmiendo en ellos, los cajeros automáticos son, a día de hoy, la mejor obra social de las cajas”.

Erradicar el hambre en el mundo 92 veces

Mientras en la calle existe una crisis social, que afecta a todos los países europeos, “se han inyectado cuatro billones seiscientos mil dólares a las bancas a nivel mundial”, cifra Oliveres. Según Naciones Unidas, con ese dinero se hubiera erradicado el hambre en el mundo 92 veces. “Nadie intervino para frenar esta inversión especulativa” dice Oliveres, sobre todo, porque los propios mandatarios son, en muchos casos, los principales especuladores. Yo no sé qué sucede a nivel municipal, comarcal o regional, pero les aseguro que a nivel internacional este mundo está gobernado por delincuentes”, denuncia.

Con la primera inyección de dinero, los bancos aprendieron la lección y cerraron el grifo del crédito y la crisis “pasó de ser económico financiera, a meramente financiera”, explica Oliveres. “Si no hay crédito, el vendedor no vende y el comprador no compra”, entramos entonces en la llamada “crisis” y “las empresas responden con EREs” a veces “justificados” y en otras ocasiones “sin la menor necesidad, como en el caso de Telefónica o La Caixa, que con un gran margen de beneficios recortan sus plantillas y mandan a gente a la calle”, censura el activista.

El lado más humano y visible de la crisis es el desempleo, donde “se llega a casos que rozan los límites de la estupidez humana como Eurovegas”. A Oliveres le da “vergüenza ver como Cataluña o Madrid se arrodillaron ante un impresentable nazi y mafioso para rogarle que instale en España sus casinos”. El economista sostiene que la solución no pasa por ahí sino por “un reparto del trabajo existente” y reducciones de la jornada laboral para que “los que tienen trabajo trabajan un poco menos, de tal modo que los que no lo tienen puedan trabajar un poco más”.

 

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.