“Ahora que se todo se privatiza es tiempo para la canción política”

16 julio 2013 | Categorías: Latinoamérica
Etiquetas: , ,

Violeta parraEl libro que escribió Ángel Parra sobre su madre, Violeta Parra, inspira la nueva película de Andrés Wood, ‘Violeta se fue a los cielos’, ganadora en Sundance

 

“Hoy vemos el imperialismo de EEUU reinando en el mundo entero. Mi mamá veía ese peligro, tenía razón”. Son palabras del cantautor y escritor Ángel Parra y con ellas se refiere a su madre,Violeta Parra, artista completa e irrepetible, cantautora, pintora, escultora, ceramista,  y, si no la más grande, una de las folcloristas esenciales de América. “Feminista, revolucionaria, luchadora”, en palabras de su hijo, ahora el cineasta Andrés Wood recupera su figura con la película Violeta se fue a los cielos, con la que conquistó el máximo galardón en el Festival de Cine de Sundance.

Inspirada en el libro que escribió Ángel Parra hace siete años y protagonizada por Francisca Gavilán, la película cuenta la historia de la artista desde la infancia, en una familia numerosa, hasta su suicidio en la carpa de la Reina, en 1967, cuando tenía 49 años. El tiempo que viajó por Chile recuperando las piezas populares de la gente del campo, el éxito rotundo en Francia, la exposición en el Louvre, el regreso a Chile, la creación de la carpa… y la relación con su familia, con sus hermanas, su padre, su marido y Gilbert Favre, el gran amor de su vida, se suceden en esta película, en la que se concluye un retrato apasionado, pero no especialmente amable de la artista.

¿Por qué esperó hasta 2006 para escribir el libro sobre su madre?

Bueno, empecé desde los 10 años con este libro, pero se demoró otros sesenta en ser escrito. Pensé que debía dar mi versión de los hechos. Yo estuve muy cerca de ella, tuve el privilegio de llevarle la guitarra, de llevar las cartas que enviaba cada semana… Me ponía unas zapatillas suyas para correr más. Yo tenía 8, 9 años, y ya tenía la conciencia de que no era una mamá normal.

De todas las cosas que Violeta Parra hizo, ¿para usted qué es lo más importante?

Todo, porque todo lo hizo con gran profundidad. Y lo hizo sin ayudas, ni estatales, ni universitarias… No tenía un coche que hubiera necesitado para recorrer el país, ni una cámara… Ella quería filmar los entierros de los niños de menos de cinco años, donde les cantan décimas y las madres no lloran para no mojar las alas de esos ángeles a punto de emprender el vuelo. Ella consideraba todo patrimonio nacional, todo era identidad nacional. Hoy vemos el imperialismo de EE.UU. reinando en el mundo entero. Mi mamá veía ese peligro ya entonces, tenía razón. Gracias a ella, a Neruda, Gabriela Mistral, Víctor Jara… hoy hay una nueva generación de poetas, cantautores…

¿Vivimos ahora tiempos propicios para los cantautores?

Absolutamente, ahora que todo se privatiza es un tiempo para la canción política, la canción protesta. Ahí hay un espacio para ir y reclamar, porque ya no hay medios de comunicación que nos favorezcan. Así que vamos todos a cantar al pueblo y vamos a hacerlo felizmente. (Las canciones de Ángel Parra están gratis en Internet, angelparra.cl). Al pueblo, lo que es del pueblo. La gente ahora tiene necesidad de escuchar estas canciones. Los Estados Unidos nos han metido mucho ruido para que nadie escuche las letras…

“Yo canto la diferencia”, decía ella en uno de sus temas…

“Yo canto a la chillaneja /si tengo que decir algo, /y no tomo la guitarra / por conseguir un aplauso. /Yo canto la diferencia / que hay de lo cierto a lo falso. / De lo contrario no canto”. Era una declaración de principios que cualquier hoy debería tomar de bandera. Mi madre usaba el lenguaje popular para hablar al pueblo de sus problemas.

Dice Andrés Wood que si su madre hubiera sido de EEUU “equivaldría a tres Bob Dylan”. ¿La condición de mujer y de chilena fue en contra del trabajo que hizo?

Completamente, y en un país tan machista como Chile… pero también a nivel internacional. Esa marginación por ser mujer es algo que yo entendí desde que era muy niño. Ha ido en su contra, incluso a mis hijos he tenido que explicarles quién era su abuela.

En Chile no se han acordado demasiado de ella hasta ahora.

Ninguno de los gobiernos democráticos que hemos tenido se ha preocupado, hasta Michelle Bachelet, que ha hecho todo lo que no hicieron antes y ahora estamos a punto de inaugurar el Museo Violeta Parra. Ese es el proyecto más grande que tengo ahora mismo, ése y trabajar en la campaña de Bachelet. En las primarias ha arrasado, con un apoyo del 73 por 100. Es una mujer de la izquierda, hija de un padre asesinado, ella misma y su madre detenidas, ella torturada… Sí, es mi proyecto más grande con el museo, recordando a mi madre.

Y recordándola, ¿no es muy doloroso el momento de su suicidio?

Mi madre había dado la vuelta ya, se había hecho preguntas y había obtenido respuestas. Después del éxito en París, en el Louvre, cuando decidió volver a vivir en contacto con la naturaleza, en suelo de arena, en la carpa, ya estaba anunciándonos a todos lo que iba a suceder. Hizo un disco que tituló Las últimas composiciones. Ella sabía que volvía a Chile a ser una campesina vilipendiada. Había tomado una decisión. Yo siento un tremendo respeto porque hay que tener mucho coraje y hay que tener muy claro lo que se ha vivido para hacer lo que hizo.

Si no hubiera muerto, con la dictadura…

Habría pasado a la oposición radical, seguro, se habría jugado la vida. Violeta Parra no era de pedir asilo político en una embajada.

¿Cuál es su próximo proyecto?

En septiembre se cumplen cuarenta años del golpe en Chile, yo he recopilado muchos recuerdos de esos años y los he convertido en canciones. Estoy a punto de publicar una nueva novela y seguiré cantando. Seguiré también con el grupo creado en el Sur de Chile, una lucha ecologista contra las empresas extranjeras, que quieren hacer una central eléctrica en el río más bello del mundo. Nos reunimos una docena de artistas y empezamos una campaña que, por el momento, ha detenido el proyecto. Pero ahora mi proyecto es, sobre todo, trabajar en la campaña de Bachelet.

Público.es

Foto: Ángel, con su madre, la cantautora Violeta Parra.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

 

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.