LOS SERVICIOS PÚBLICOS; ELEMENTO COHESIONADOR Y ENRIQUECEDOR

7 marzo 2012 | Categorías: Actividad observatorio SSPP
Etiquetas: ,

Reflexiones sobre lo que ya está aquí y sobre lo que vamos a trabajar

Carmen Esbrí
Coordinadora Observatorio SSPP

El Observatorio de Servicios Públicos de ATTAC Madrid ha iniciado una segunda etapa para actuar como el resto de observatorios de la organización y ser un referente para la ciudadanía, centrado en este caso en el discurso sobre los Servicios Públicos como elementos insustituibles, imprescindibles e inamovibles en un estado democrático de derecho.

ATTAC Madrid, defensora permanente de estos espacios obligados dentro del ámbito de gestión directa del estado, considera además que los Servicios Públicos están siendo denostados injustificadamente; son ellos los que sirven de coartada para lanzarnos a planes de austeridad colectiva, enmascarando el bucle, ya muy visible, del eendeudamiento soberano que sólo salva los motores deteriorados de las finanzas, y que no hemos generado.

La necesidad de potenciar de nuevo este Observatorio en el ámbito interno de nuestra organización, nace del acelerado aumento del ataque de la economía especulativa, y de la política neoliberal que la sujetan, sobre los que aún pueden denominarserase públicos. Es una acción evidente en la mayoría de las administraciones y el propio estado, azuzados por estos terribles “mercados” que ansían ampliar su espectro especulativo.

Estamos convencidos de que al reactivar el Observatorio, seremos más capaces de armonizarlo con todo el trabajo  del resto de áreas; además de ser más eficaces denunciando sistemáticamente las consecuencias de unas políticas permisivas con la especulación financiera y condescendientes con los juegos de casino, y lo que de ellos deriva, incluyendo la devastadora crisis que vivimos. Desde aquí afirmamos con contundencia que los Servicios Públicos, están siendo un objetivo prioritario, para el negocio fácil, rápido y productivo de quienes mantienen el poderío a toda costa y por encima, incluso, de los pueblos.

Este proyecto destructor de lo público; de lo de todos, perfectamente definido y cada vez más presente, atenta también contra el mundo laboral, ya que los Servicios Públicos son una fuente ingente de puestos de trabajo que cumplirían, además, con la plena satisfacción de la población; por tanto, los consideramos elementos vitales, contra lo que se viene afirmando, para revertir el signo negativo de nuestra economía.

         Como esta fórmula se ensaya  en el mismo contexto económico del patrón mercantilista contra el que ATTAC viene actuando desde su origen, es hora de aplicarnos en abrir la inteligencia ciudadana desde nuestro propio escenario con las posibilidades que esta organización ha logrado. Confiamos en que, desde este trabajo seremos más eficientes para abocar a todas y todos a su implicación en la defensa de lo propio.

Tenemos que explicitar con la máxima nitidez cómo cada uno de los Servicios Públicos, por su parte, es capaz de aportar, al que lo controle, muchas posibilidades para un beneficio heredado, sin el riesgo previo que se corre al generarlo. Miles y miles de clientes fijos entran, en un solo golpe de suerte, al especulador de turno que a su vez los adelgazará hasta el punto de lo más rentable para él, y no más. Cada uno de ellos, con sus aportaciones individuales, en clave de alumno, de paciente, de ahorrador, de dependiente, de usuario, de pensionista u otro entra a formar parte de la clientela anónima, pero sobre todo fija, con la que se puede jugar y ganar, porque la suerte está asegurada.

La ciudadanía no puede dejarse engañar y debemos advertirles de que los inmensos bloques de clientes, que cada Servicio Público es capaz de aportar, es un goloso acicate para la especulación y para los insaciables “mercados” que se están quedando sin innovación especulativa de interés. Ellos son ávidos de poder y nuestros políticos , simples esquiroles sometidos, han hecho de sus obligaciones papel mojado con argucias, incapacidad y sobre todo prefiriendo las grandezas de unos pocos, un uno por ciento, sobre las necesidades y derechos consolidados de millones de los demás, el noventa y nueve restante.

La connivencia de los sucesivos gobiernos de turno, ha permitido convertir todo lo nuestro en territorio mercantil, para que sea sencillamente todo lo suyo; lo de ellos; lo de los especuladores sin escrúpulos, que consentirán que no haya camas para quienes no puedan pagarlas; ni soluciones para los más enfermos y los más débiles; ni escuelas para los más humildes; que no podamos beber agua, porque es tan cara que no podremos comprarla, que las gentes se queden sin casa arrojándoles a la calle incluso desde ámbitos como el IVIMA o EMV de origen público y, así, sucesivamente o que los ancianos queden en el desamparo, salvo que tengan medios y acudan a planes privados y semejantes. Todos esos sujetos civiles son un exquisito botín que motiva a esos “mercados” que han sustituido a la democracia sin prejuicios, y con la ambición de aumentar sus beneficios ilimitadamente.

Tenemos que decir  alto y claro que se está traicionado la constitución, los derechos humanos, sus programas y sobre todo al pueblo que los elige y del que dependen. Tenemos que recordarles que los Servicios Públicos no pueden asegurarse descapitalizándolos, sino dotándolos de los debidos medios para que crezcan por bien del presente y futuro de nuestro pueblo; por respeto a las leyes, por respeto a las personas, pero sobre todo por respeto a la dignidad de un pueblo soberano que empieza a darse cuenta de que ha delegado demasiadas cosas.
Por todo ello y en el objetivo natural de la organización como movilizadora de la conciencia civil, este Observatorio va a trabajar en un discurso serio y permanente para defender los Servicios Públicos que nos merecemos. No queremos ingerencias ni sucedáneos y sobre todo no queremos mentiras y engaños.

En los dos meses que llevamos trabajando, preparamos un programa progresivo de formación interna. Somos ya cincuenta las personas vinculadas e interesadas en sus objetivos; hemos ido avanzando en los medios a desarrollar, las herramientas a utilizar y las formulas para expandir y divulgar. Desde el principio, empezamos a generar, con contundencia, una corriente de opinión crítica propia y de emponderamiento social, visibilizando que todo lo que nos están contando con los Servicios Públicos que nos pertenecen es pura falacia; habrá que pedir muchas responsabilidades a figuras de todo tipo con nombres y apellidos por mentir y por medrar con ellos. Por ineficaces y por negligentes.

No queremos la financiarización de nuestros Servicios Públicos; exigimos el respeto absoluto a la democracia y el buen uso de nuestra economía, que está pagando el blanqueo de errores financieros a costa de una vida digna que hemos ido alcanzando desde hace muchos años y a fuerza del sacrificio. Por ello, creemos justo e inteligente que, en el terreno de la economía, todas las entidades financiadas e intervenidas con dinero público de una u otra forma pongan al servicio del estado sus beneficios como soporte económico real a los Servicios Públicos; entre otras cosas, para mejorarlos cuanto más mejor; de su fortaleza se nutrirá nuestro estado y administraciones derivadas; de su estabilidad se apuntalará con raigambre la paz.

Hay otros caminos para que, a pesar de esta ruina que no nos compete, se puedan salvar los muebles.  Así que apuntamos a la fácil solución de eliminar lo verdaderamente superfluo; reducir numerosas partidas injustas, no elegidas e indeseables de nuestros presupuestos; aplicar una fiscalidad progresiva justa y solidaria; penalizar la fuga de capitales a escondidos lugares, evadiendo obligaciones básicas de contribución al erario común, con el fin no sólo de mantener,  sino principalmente de mejorar todos nuestros Servicios Públicos; y sobre es fácil dejar de mentir sobre la carga que suponen estos Servicios Públicos y de querer hacernos culpables de ella.

En la defensa sin cuartel de nuestros Servicios Públicos que aseguren la justicia y la igualdad conforme al artículo primero de la Constitución, hay mucho que ganar; por lo que es nuestra intención acercar esta actividad a todas las organizaciones que, además de la ciudadanía, comparten nuestra inquietud y están luchando por la misma iniciativa;  muchas, desde hace tiempo; todas, con necesidad de coincidir con las demás en un lugar común en el que, teniendo por bandera nuestra total independencia y objetividad, creemos que podemos ser eficazmente útiles.

06 de Marzo de 2012

Fotos: Juanjo Delapeña

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.