Y de pronto ¡ocurre el milagro….!

29 mayo 2011 | Categorías: Nacional, Portada
Y de pronto ¡el milagro!: han sido los jóvenes los que han reaccionado, esos jóvenes a los que los conservadores siempre miran con cierto desdén porque no son como ellos eran. Jóvenes bien preparados con una o dos carreras que no logran encontrar empleo, jóvenes trabajadores sin trabajo, jóvenes que huelen la vida que les espera y han decidido que por lo menos se los vea y se los entienda, reclamando una democracia más participativa que la que nos exige el tristemente famoso FMI con sus políticas neoliberales

Rosa Regàs. Comité de Apoyo de Attac España

Llevábamos días, semanas, meses e incluso años quejándonos de la falta de vitalidad de un pueblo con cinco millones de parados a los que además de no darles trabajo les rebajan un bienestar laboral y social ganado con el sudor de la frente de sus padres y abuelos; un pueblo, el nuestro, nosotros mismos, que asistía impertérrito a los recortes en sueldos, sanidad, educación, mientras los que provocaron la crisis en la que nos debatimos vivían holgadamente presumiendo no solo del dinero que se les ha dado para seguir depredando sino de los beneficios que alcanzan acosándonos y maltratándonos; éramos testigos de una crisis que afecta sobre todo a los que necesitan trabajar, porque las gentes con posibles, los ricos, viven horas doradas que si bien no les dan los beneficios de antaño cuando montaron su crisis neoliberal, la aprovechan ellos también con el mayor cinismo para recortar el bienestar de sus trabajadores, y asisten felices a los mejores restaurantes y cruzan las fronteras del mundo a unos niveles de suntuosidad que los trabajadores solo han conocido por las revistas del corazón, y navegan en un mar de bienestar y consumo económico tan lujoso y sofisticado que sólo admite comparación con el de los míticos marajanís de Kapurtala; y frente a todo ello veíamos con envidia como en los países vecinos los jóvenes se manifestaban contra las reformas laborales y los planes en el aumento de la edad de jubilación que merman su presente y su futuro, y nos preguntábamos que más hay que hacerle a una sociedad para que salga a la calle y protestar por tanta y tan brutal injusticia.

Y de pronto ¡el milagro!: han sido los jóvenes los que han reaccionado, esos jóvenes a los que los conservadores siempre miran con cierto desdén porque no son como ellos eran. Jóvenes bien preparados con una o dos carreras que no logran encontrar empleo, jóvenes trabajadores sin trabajo, jóvenes que huelen la vida que les espera y han decidido que por lo menos se los vea y se los entienda, reclamando una democracia más participativa que la que nos exige el tristemente famoso FMI con sus políticas neoliberales al unísono con la Europa de una derecha recalcitrante contra la que no podemos nada simplemente porque somos nosotros los que la hemos votado así.
Y ya han salido los sabios tertulianos recriminándoles que no saben lo que piden, que no están organizados, que carecen de fundamento.

Pero ellos permanecen en sus lugares conscientes de tener razón y todo el tiempo del mundo porque nada les espera ni tienen nada que hacer. Ya pensarán y se organizarán y reclamarán con palabras de político de hoy a ver si se los entiende. Aunque entre la policía, los desaloje y les prohíban manifestarse.

La protesta es como el boleto de la canción: no tiene regreso.

Artículo relacionado de Rosa María Artal, PULSAR: #15M ¡A casa y a reflexionar!

Audio relacionado de Francisco Álvarez, PULSAR: Paco Álvarez habla del 15 M en RNE

Film izle Hd film izle film izle hd film izle oyunlar 1 oyun oyna escort bayan