HIJOS DE LA ESTUPIDEZ, ¡MARCHAOS YA!

16 mayo 2011 | Categorías: Opinión, Portada
Etiquetas: ,
¿Qué más ha de pasar?. ¿Qué más habemos de ver?.¿Y qué más tiempo necesitamos para reaccionar?. Por fortuna, preguntas éstas que ya se las plantean bastantes (ya no hay nadie original y ya no hay genios) y, ¡lo que es mejor!, comienza a tomar forma entre la ciudadanía amorfa, escéptica, huérfana de credo, partido y sindicato. Tarea ardua y difícil, cierto, pero algo comienza a moverse…Y, lo que es todavía mejor, a organizarse.


Rosa López Moraleda, Attac Madrid

Estoy comenzando a creer que la estupidez es desafortunada e infinitamente mucho más interesante que la inteligencia. La inteligencia tiene límites; la estupidez no.

Tras largos y sesudos espacios temporales dedicados casi en exclusividad a tratar de entenderme a mí misma, y también a observar el entorno -virtual, mediático y el otro…- , creo que el caos y la imbecilidad más sublimes se han instalado entre nosotros, hasta ocupar sillón en el cerebro. O mejor, se nos ha endosado como una segunda piel o como ese ansiado bronceado moruno, con vocación de quedarse sinuosamente, rayo a rayo, hasta hacernos creer que somos más saludables y nos caen mejor los trapos… ¡¡Otra estupidez más!!

Para más INRI, la estupidez da juego. Y mucho. Es de gran utilidad para la literatura, la política, el periodísmo…, este último tan ligado desde hace demasiados años a la mediocridad que “adorna” a nuestros “dirigentes” y que se nos cuela e instala tozudamente en nuestras vidas y en todas sus variantes (formato televisivo, prensa escrita, discursos vacuos, etc.).

Dudo, cada día más, de si el periodismo existe o no. O, mejor, si los periodistas (¡que todavía alguno/a queda/mos!) son una especie en serio riesgo de extinción, como lo está el “quebrantahuesos” en la vieja Europa toda; ámbito al que afecta en similar grado la invasiva estupidez.

Baste observar o leer la prensa o el avance de la ultraderecha en países tan refinados y alto grado de evolución como Finlandia, Austria o la mítica Francia (laboratorio político terráqueo, para mí). ¿El corazón de Europa?. Cualquier día de estos nos da un infarto global, al continente entero, de lo anciano y decrépito que está…Y en ello estamos. Todos o, al menos, la mayoría. Ya –tengo noticias- se está estudiando a fondo, porque todo, nos guste o no, tiene su explicación. Seguro.

Me cuesta creer, y más aún aceptar, que con lo que nos está cayendo y ya sabemos, qué más necesitamos que nos caiga para mover nuestras neuronas en la dirección correcta, exacerbando el juicio crítico, lo último que deberíamos perder junto a la conservación (me refiero al instinto de, no a la derechización y aburguesamiento entupidos).

Motivos sobran. Crítica hacia nosotros mismos por pasivos, primero; y crítica hacia el poder y la forma de ejercerlo, segundo, en gran medida manipulando vil y torticeramente nuestro voto y la “legitimidad” que aporta a la politicastria (o el arte de desgobernar) y sus adlátares (ahora les llaman MERCADOS).

Pero ya esto empieza a pesar. Más que una gran losa sobre nuestras testas, cursa como una suerte de anestesia sibilina, global (ahora todo es muy “global”) y planificada (ya nada o muy poco queda para la improvisación, y menos aún en esto), que nos atenaza y hace que “languidezcamos” sumidos entre la confusa inacción y el encefalograma plano. Al final, algo parecido al más final de los finales…

¿Qué más ha de pasar?. ¿Qué más habemos de ver?.¿Y qué más tiempo necesitamos para reaccionar?. Por fortuna, preguntas éstas que ya se las plantean bastantes (ya no hay nadie original y ya no hay genios) y, ¡lo que es mejor!, comienza a tomar forma entre la ciudadanía amorfa, escéptica, huérfana de credo, partido y sindicato. Tarea ardua y difícil, cierto, pero algo comienza a moverse…Y, lo que es todavía mejor, a organizarse.

¡¡Que tiemblen los políticos y los banqueros, porque aun a su pesar existe una ciudadanía más formada e inteligente de los que ellos pudieran imaginar nunca!!. Va a ser que no, señores de la política y señores banqueros, MERCADOS todos. Van ustedes a dejar de ser llamados así -señores- si es que alguna vez lo fueron, y van a comprobar muy pronto que los ciudadanos que de buena fe e ingenuamente les votamos y asentimos sus dictados, valen y saben más que ustedes.

Átense muy bien los machos, pandilla de mequetrefes, tecnocratillas de pichicho y asesores de la nada, porque vuestro tiempo va tocando fin. Ahora toca el cambio. El de verdad. Y en el nuevo orden que entre todos nos vamos a dar, vosotros no tendréis espacio. Porque aunque sea poco a poco, o a empujones, vais a desaparecer u os vayáis donde podais con vuestra pasta (¡¡¡qué vuestra, la NUESTRA!!!) a alguna isla paradisíaca o paraíso fiscal, pasareis a ser mal vistos, rechazados, humillados y lo más lejos del éxito real, que para nada se parece al que vendéis creyéndonos aún más estúpidos que vosotros mismos. Aprovechad el tiempo que os queda, porque ya suenan campanas a muerto por los rincones del país allá donde hay ciudadanos de bien. Multitud hasta ahora silenciosa, nunca estúpida.

El éxito es que te quieran, y a vosotros ¿quién os va a querer, vayáis donde os vayáis y compréis a quien compréis?, seguramente basura de la misma estirpe que la vuestra: vuestro éxito es el gran fiasco que nos ha abierto los ojos, HIJOS DE …LA ESTUPIDEZ. (Tranquilos: las madres nunca tenemos la culpa)

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.