El gigante de la sanidad privada ha ingresado 2.608 millones de dinero público en cuatro años

11 julio 2017 | Categorías: Sanidad, Servicios Públicos

Elena Herrera infolibre

El holding de empresas de sanidad privada IDCSalud ha ingresado 2.608 millones de euros de dinero público entre los ejercicios de 2012 y 2015, los últimos de los que consta información en el Registro Mercantil, tal y como ha verificado infoLibre. Esta cifra supone el 55,6% de la facturación total del grupo en este periodo –que alcanzó los 4.689 millones de euros– y proviene principalmente de concesiones administrativas y diferentes tipos de conciertos (procedimientos diagnósticos, prestaciones sanitarias…) en diversas comunidades autónomas, según confirma un portavoz autorizado de la compañía a preguntas de este periódico.

En 2015 IDCSalud ingresó 809,3 millones de euros de dinero público, un 44,8% más que en 2012, cuando facturó a diferentes administraciones 558,8 millones. La cifra no dejó de crecer desde entonces: 595,5 millones de euros en 2013 y 644,8 millones de euros en 2014. En total, los citados 2.608 millones de euros en cuatro ejercicios. En ese periodo los ingresos derivados de entidades aseguradoras y mutuas y servicios a particulares se dispararon un 604,8%. De 190,1 millones en 2012 a 1.339,9 en 2015.

De hecho, el análisis del conjunto de la cifra de negocio evidencia un descenso progresivo del peso de los fondos públicos en las cuentas de la sociedad dominante. En 2012, tres de cada cuatro euros ingresados (74,6%) procedían del erario público. Ese porcentaje se mantuvo prácticamente igual en 2013 (73,4%), pero comenzó a descender a partir de 2014 (65,8%) y, especialmente, en 2015 (37,7%).

Estrategia de expansión

Este cambio tiene que ver con una agresiva estrategia de adquisiciones emprendida a partir de 2014 con el objetivo de potenciar una nueva línea de negocio, la de los servicios prestados a compañías aseguradoras y a clientes privados. IDCSalud compró en noviembre de ese año Grupo Hospitalario Quirón, que ya se había unido USP Hospitales en 2012. Se creó así el conglomerado QuirónSalud, que se erigió en el primer grupo hospitalario de España y el tercero de Europa. Un mes después, en diciembre, QuirónSalud compró el grupo sanitario Ruber para “reforzar su posición en el sector de la asistencia privada sanitaria”, tal y como recoge la matriz IDCSalud en su memoria.

En 2015 el grupo IDCSalud irrumpió en el negocio de la prevención de riesgos laborales adquiriendo cuatro empresas de este sector, entre ellas la líder del sector, Fremap. El precio de ésta rondó los 100 millones de euros. También compró MC SPA, Universal de Prevención y Salud, así como la filial de Muprespa. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que autorizó la operación tras descartar que supusiera ”un obstáculo a la competencia efectiva”, el grupo controla menos del 30% del sector.

Según la última información depositada en el Registro Mercantil, de 2015, el grupo IDCSalud gestiona un total de 90 centros sanitarios –excluyendo las sociedades de prevención– repartidos por trece comunidades autónomas y da empleo a 28.000 profesionales exceptuando a los médicos autónomos. En 2012 el grupo contaba con un tercio de los trabajadores con los que cuenta actualmente, alrededor de 9.000.

Los inicios

IDCSalud –que cambió su denominación a Capio Sanidad entre los años 2005 y 2013– se hizo hueco en el sector sanitario a mediados de los noventa especializándose en un jugoso negocio, el de la disminución de las listas de espera del sistema público prestando esos servicios (diagnóstico por imagen, intervenciones quirúrgicas, diálisis, rehabilitación…) en centros privados. Desde entonces y hasta ahora esa línea de negocio centra buena parte de sus ingresos. De hecho, según datos de la Fundación IDIS, organismo en el que están representadas las principales empresas de la sanidad privada junto a algunas compañías suministradoras, el 11,8% del gasto sanitario público se destina a la partida presupuestaria de conciertos.

De ahí IDCSalud pasó a la gestión privada de centros sanitarios públicos a través del llamado modelo Alzira de concesiones administrativas que incluyen la gestión de servicios sanitarios y por el que actualmente gestiona cuatro hospitales públicos en Madrid. La Fundación Jiménez Díaz, que mantiene un concierto singular por el que tiene transferida la atención sanitaria de más de 420.000 pacientes del sistema público; el General de Villalba, en Collado Villalba; el Rey Juan Carlos, en Móstoles; y el Universitario Infanta Elena, en Valdemoro.

El modelo de centros sanitarios públicos gestionados totalmente por empresas privadas es el siguiente: la Administración encarga a una empresa la construcción del edificio y, a cambio, ésta recibe un canon anual por prestar la atención tanto sanitaria como no sanitaria a los ciudadanos de la población de referencia de ese centro. Cuando las concesiones vencen, si no hay prórrogas, revierten a la Administración que, mientras tanto, es simplemente una inquilina en el edificio. Ribera Salud, pionera de este sistema en la Comunitat Valenciana, e IDCSalud son los principales agentes de este modelo de sanidad privatizada.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.