Rato y la extraña ceguera de Zapatero

18 abril 2017 | Categorías: Internacional, Nacional
Etiquetas: , , ,
Todo hace pensar que el imputado huyó del FMI tras ser investigado por fraude. El expresidente dijo en su día conocer la razón de la renuncia. Ahora, fuentes cercanas al ex líder socialista niegan que este conociera esa investigación

Cristina Fallarás
ctxt

El 28 de octubre de 2009, el entonces presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dio luz verde al nombramiento de Rodrigo Rato al frente de Caja Madrid.

Esta misma semana, el 13 de abril, se ha sabido que el FMI preguntó a Rato sobre las irregularidades de sus empresas y sus actividades en paraísos fiscales ya en octubre de 2007. O sea, dos años antes de aquel gesto presidencial.

Aquel mismo mes de octubre, el hombre considerado el artífice del “milagro económico español” salió del organismo internacional por la puerta de atrás. Entonces, Rato explicó en un comunicado desde Washington: “He tomado esta decisión por razones personales. Mis circunstancias y responsabilidades familiares, particularmente relacionadas con la educación de mis hijos, son las razones para abandonar el cargo antes de lo previsto”.

Entre ambos momentos –el gesto de Zapatero y la revelación de esta semana–, España vivió uno de los mayores saqueos a los fondos públicos de su historia, el protagonizado por Bankia, con Rato a la cabeza. Las ayudas públicas que ha requerido el rescate de la entidad han costado a los ciudadanos un mínimo de 40.000 millones, según los más optimistas, y un máximo de 147.000 millones de euros.

En junio de 2012, el periodista Ernesto Ekaizer publicó Indecentes. Crónica de un Atraco Perfecto (Espasa). En el libro se desvela que, en una conversación privada, Zapatero afirmó lo siguiente: “Hay solo tres personas, aparte de Rato, que conocen el motivo por el cual renunció al FMI. Y son Gordon Brown, Nicolas Sarkozy y… yo”.

En su momento, nadie creyó que Rato dejara su puesto en el FMI por atender a la educación de sus hijos ni por ninguna otra razón personal. Las revelaciones de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO), hechas públicas la semana pasada, ofrecen una versión mucho más clara de por qué, tras arduas negociaciones, y tras conseguir los apoyos de Georges W. Bush, Gordon Brown y Nicolas Sarkozy, además del respaldo sin fisuras de Rodríguez Zapatero, de pronto le interesó tanto a Rato la familia. Según la UCO, el FMI sabía que Rodrigo Rato tenía abiertas cuentas en paraísos fiscales mientras era director de la institución, e investigó al político español por otras posibles responsabilidades en el manejo ilícito de fondos.

Cabe preguntarse si aquello que Zapatero afirmaba saber sobre la salida de Rato del FMI coincide con estas revelaciones. Y, en tal caso, ¿por qué no se opuso el presidente socialista a su nombramiento al frente de Caja Madrid?

Por partes

El 17 de marzo de 2004, José Luis Rodríguez Zapatero anunció públicamente su apoyo a la candidatura de Rodrigo Rato al Fondo Monetario Internacional. Sólo tres días antes, el PSOE había ganado las elecciones post 11M con 164 escaños frente a los 148 del PP.

Cuando anunció su primer respaldo a Rato –luego vendrían otros–, Zapatero ni siquiera había sido investido presidente. Menos de tres meses después de ese respaldo, Rato tomaba posesión de su puesto a la cabeza del FMI. Por poco tiempo.

Rato había sido vicepresidente del Gobierno durante los dos mandatos de Aznar, de 1996 a 2004, ministro de Economía y Hacienda (1996-2000) y ministro de Economía (2000-04). Durante esos años, y hasta el final, Rato negó que existiera una burbuja inmobiliaria, igual que Zapatero negó siempre la llegada de la crisis económica y se limitó a hablar de “brotes verdes”.

Durante esos años, y hasta el final, a Rato se le consideró “el mago” de la economía española, el “artífice del milagro español”; el milagro acabó en una recesión de la que todavía hoy nadie aventura el final y que ha pulverizado lo que se llamó Estado del Bienestar.

Nuevo respaldo de ZP

Llegó otoño de 2009 y, pese a la extraña salida de Rodrigo Rato de su aventura internacional, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero volvió a mostrarle en público su confianza. En este caso, para presidir Caja Madrid, cargo al que accedió tres meses después, en enero de 2010.

El gran valedor de Rato en el PP era Mariano Rajoy, enfrentado a Esperanza Aguirre, que pugnaba por colocar a Ignacio González al frente de la Caja. “La lucha por el PP se libra en Caja Madrid”, tituló entonces El País. A nadie le cabía ya duda, en ese momento, de que la crisis iba a ser larga, feroz y venía de lejos.

Al frente de la entidad pública, Rato llevó a cabo una de las mayores operaciones financieras nunca realizadas en España. Fusionó seis cajas de ahorros y las convirtió en Bankia. En febrero de 2011, realizó la presentación oficial del nuevo banco y cinco meses más tarde lo sacó a Bolsa, con la anuencia de los reguladores bursátiles y financieros y del Banco de España. Su sueldo entonces era de 2,34 millones de euros anuales.

Se da la circunstancia de que, en ese mismo momento, en febrero de 2011, el FMI publicó un informe demoledor sobre la gestión de Rodrigo Rato al frente de la institución: Actuación del FMI en la fase previa a la crisis económica y financiera: La supervisión del FMI en 2004-2007. Y Rodríguez Zapatero volvió a dar la cara por él. Aseguró el todavía presidente del Gobierno que las críticas del FMI no tenían “nada que ver” con Rato. El número de personas paradas en España superó aquel 2011 los 5 millones.

Un año después, el Estado tuvo que hacerse cargo de Bankia para evitar su quiebra. Delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales, corrupción entre particulares, sobornos o tarjetas black son solo algunos de los delitos que, durante esos años, y según los jueces, cometió Rodrigo Rato.

“Defender a España”

Si bien es cierto que los tejemanejes, evasiones y fechorías que nos han ido asombrando podían no ser conocidos en el PSOE, o por José Luis Rodríguez Zapatero, el informe hecho público la semana pasada por la Guardia Civil requiere una confirmación del expresidente: ¿Sabía Zapatero que el FMI había investigado a Rato por delitos económicos? Y, de ser así, ¿por qué razón apoyó su nombramiento al frente de Caja Madrid, con los brutales resultados de todos conocidos?

Una exmiembro del equipo del expresidente del Gobierno niega a CTXT que Zapatero tuviera conocimiento de que Rato hubiera sido investigado por el FMI: “Ningún presidente del Gobierno hace eso [respaldar el nombramiento en Caja Madrid] si tiene conocimiento de irregularidades económicas”. La fuente insiste en que “la versión que llegó a Moncloa entonces era que Rodrigo Rato volvía por cuestiones económicas y porque no descartaba regresar a la política activa… Hay que recordar que Mariano Rajoy acababa de perder las elecciones por segunda vez”. Según la excolaboradora de Zapatero, “el presidente se enteró con hechos consumados, no se le consultó y no era raro verle molesto” con la decisión de Rato de dejar el FMI antes de tiempo.

Recuerdan desde el entorno cercano del expresidente que, además, “el PP y CC.OO. tenían mayoría absoluta en Caja Madrid, por lo que el apoyo del PSOE no era relevante”.

La excolaboradora de Zapatero omite que los socialistas apoyaron el acuerdo y colocaron a Virgilio Zapatero como vicepresidente de Caja Madrid; de hecho, la lista encabezada por Rodrigo Rato y Virgilio Zapatero a la presidencia de la Caja fue elegida por unanimidad.

En cuanto a la afirmación del expresidente de que él conocía los motivos de la salida de Rato del FMI, afirma que “es posible que después le informaran de las razones, sí; pero no antes del nombramiento en Caja Madrid; en ese momento nadie cuestionaba a Rodrigo Rato”.

Sin embargo, en 2011, tras hacerse público el contundente informe del FMI contra la gestión de Rato, el expresidente Zapatero volvió a defenderle. “Zapatero entendía que eso era defender también a España y la estabilidad”, asegura la fuente consultada.

Puede ser que el expresidente socialista no supiera cuál era la razón exacta de la salida de Rato por la puerta de atrás, en contra de lo que afirmó entonces en privado. Sin embargo, la nefasta gestión de Rato al frente de Economía era ya un clamor. Y de nuevo, la misma pregunta: ¿por qué, pues, asumió Zapatero su nombramiento en otoño de 2009? Y, en el caso de que, como afirman las fuentes consultadas, se enterara de las razones hoy conocidas una vez nombrado Rato, ¿qué medidas tomó para apartarlo de la gestión de la Caja?

Y, sobre todas las anteriores, la madre de todas las preguntas: ¿por qué nadie en España ha investigado ni ha contado nunca las verdaderas razones por las que Rodrigo Rato salió corriendo del FMI con una excusa a todas luces increíble?

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.