“TEMPESTIVAMENTE”

16 febrero 2017 | Categorías: Nacional, Opinión
Etiquetas: , ,

Daniel Vila Garda.
El texto de la Audiencia Nacional por el que se imputa a ex altos cargos del Banco de España y de la CNMV y a varios cargos actuales a punto de serle aceptada su dimisión del Banco, afirma que todos ellos conocían “tempestivamente” la opinión escrita del Inspector mejor informado sobre el tema, el Sr. José Antonio Casaus, sobre “la inviabilidad del grupo y la falacia de los resultados presentados” (textual) en la salida a Bolsa de BFA-Bankia.
En lenguaje coloquial: oportunamente.
Para un economista que avisa a tiempo y no le hacen ni caso.
La arrogancia del saber financiero se apoya en los mismos fundamentos que la de los sacerdotes en el Antiguo Egipto. Estos escrutaban el firmamento y predecían las inundaciones del Nilo con suficiente antelación como para epatar a los egipcios que, por su trabajo, no podían levantar la mirada del suelo. Los gestores financieros son, salvo momentos excepcionales, malos sacerdotes porque en lugar de escrutar, confían ciegamente en que el futuro les será siempre favorable a sus cálculos. Por eso toman decisiones encomendándose a que sólo “hay que ganar tiempo”. Tienen el sindrome de Estocolmo autorreferenciado: están abducidos por su propia soberbia intelectual.
Su irresponsabilidad e ineficacia alcanza cotas extremas cuando, a su confianza ciega en la fiabilidad del cálculo financiero, se añade la defensa de los particulares intereses políticos y financieros que se hacen pasar por el “interés general”.
Con las cosas de su comer el bipartidismo PP/PSOE no hace concesiones ni disimula. Desde 2010 hasta la fecha ambos partidos se han repartido las influencias en la gestión de la fusión de Caja Madrid y Bancaja con el apoyo del Órgano Supervisor gobernado por el Sr. Fernández Ordoñez y de la CNMV presidida por el Sr. Julio Segura.
La consigna de ambos ha sido, en sus propias palabras, asegurar la estabilidad de un sistema bancario por lo demás saneado, aunque sujeto a una situación excepcional e imprevista.
No nos confundan; en momentos de crisis financieras las cosas siguen funcionando por tres razones: la confianza de los depositantes en el sistema bancario, la imposición a los contribuyentes de cargar con las pérdidas y la inyección planificada de dinero.
O sea: la conducta de la inmensa mayoría de la población y las decisiones públicas.
Solo que hoy, a diferencia de antaño, tenemos gente con la mirada mas despejada como Liliana Pineda y sus compañeras del 15MpaRato, Carlos Sanchez Mato y los compañeros de Attac y Andrés Herzog del CIC, y exigimos cuentas. De otro modo; vivimos en una imperfecta y manifiestamente mejorable democracia, pero democracia al fin. Y tenemos una Justicia que, cuando el cabreo colectivo es notable y se expresa haciendo saltar por los aires el bipartidismo, actúa.
El Sr. Casaus habla de falsedad de los resultados presentados para ocultar una situación desastrosa de Bankia en los tres indicadores económicos fundamentales de cualquier gestión empresarial privada (y no digamos bancaria): la rentabilidad, la liquidez y la solvencia. ¿Quién da más? No se puede resumir en menos palabras una debacle empresarial en toda regla.
Sólo falta que les reclamemos por haber pagado por el logo Bankia, cuya invención es una apropiación a los grafiteros vallekanos.
Para adornar la puesta en escena de la salida a Bolsa y pescar inversores crédulos colocaron de Presidente al ex Ministro de Economía del PP Sr. Rodrigo Rato, experto en el procedimiento norteamericano de cobrarse el paso por el Gobierno dando charlas a 50.000 euros la conferencia. Corrupción ex post la llaman los que ejercen la corrupción in situ en Sudamérica, porque después de salir de los Gobiernos ya no hay forma humana de practicarla.
No les podemos creer cuando nos quieren vender el crecepelo de la privatización de Bankia y el Banco Mare Nostrum con el argumento de que son mejores los gestores que responden a los intereses de los accionistas privados que una gestión pública de nuestro dinero con rendición de cuentas parlamentaria y objetivos de empleo, consumo responsable y sostenibilidad del modelo productivo. Viéndolos nos hemos ganado el derecho de probar en estos bancos con mayoría estatal un gobierno corporativo a favor de los depositantes, ahorradores, emprendedores y familias. O sea, de la mayoría social.
En el Parlamento se votará una proposición de Unidos Podemos de crear una Comisión de Investigación que, suponemos, será apoyada por el PSOE y C´s. Bienvenida sea, porque a las responsabilidades judiciales se les debe unir la depuración de responsabilidades políticas. No es de recibo que la más que probable conducta interesada e irresponsable de unos pocos con mucho mando en plaza ponga en riesgo la credibilidad del Banco de España, una Institución esencial para el buen funcionamiento de nuestro sistema financiero.

PD: sería interesante que la Justicia llame como testigos en la Instrucción a los que asesoraron al BBVA para no participar en la salida a Bolsa de BFA-Bankia. ¿En qué estarían pensando?

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.