No culpes al mar de tu segundo naufragio. CLÁUSULAS SUELO (I)

10 febrero 2017 | Categorías: Nacional, Opinión
Etiquetas: , ,

Paco Gordillo

Precaución, prudencia, y sobre todo, asesoramiento concreto con las Asociaciones de Consumidores, o con un abogado de su confianza, antes de iniciar cualquier tipo de reclamación e incluso consulta (TIENE UN COSTE PROCESAL) con su entidad bancaria si entiende que está afectado por las Cláusulas abusivas en los préstamos hipotecarios. El terreno legal, que había adquirido una notable claridad con la sentencia de fecha 21 de diciembre de 2016 del Tribunal Superior de Justicia de la Unión Europea, Gran Sala que pueden encontrar EN CURIA – Documentos se presenta en el momento presente lleno de incertidumbres y se hace necesario que por parte de los usuarios de servicios bancarios afectados se extremen las precauciones.

A día de hoy, solo tenemos las siguientes certezas:

PRIMERA.- La propia existencia de la sentencia del TJUE, El fallo establece una doctrina con carácter general: ningún tribunal nacional puede impedir la aplicación de la regla general a tenor de la cual si una cláusula es abusiva en un contrato con un consumidor ese consumidor tiene derecho a una restitución no limitada a pagos indebidos posteriores a la sentencia concreta que declare la abusividad de la cláusula.Sea acción individual o del tipo que sea (colectiva), no es posible que se limiten los efectos restitutorios completos. Los términos del fallo excluyen toda posibilidad de que limiten los efectos en el tiempo, que no sea una prescripción de plazo razonable,

Debe de quedar claro que la sentencia del TJUE no se pronuncia sobre los casos en que una cláusula suelo es nula, sino sobre las consecuencias que se derivan cuando sea nula en efecto, y sobre cuando sea nula. Y la conclusión es clara, si la cláusula suelo es nula el consumidor tiene derecho a que el banco le restituya todo lo pagado de más, con efectos plenos desde el inicio del contrato, con intereses.

SEGUNDA.- Se va visibilizando, cada vez de forma más descarnada, quiénes son los actores en este drama.

  1. de un lado todos los usuarios afectados por la existencia de cláusulas nulas en los contratos de préstamos hipotecarios suscritos.

  2. De otro lado, las entidades bancarias que han elaborado, diseñado y editado las cláusulas generales de contratación de dichas hipotecas.

En esta labor cuentan y han contado con la ayuda inestimable del Gobierno Español, ya que solo hay que mirar a la sentencia TJUE enlazada previamente para ver cuáles son los actores en la vista, para encontrarnos con las personas que intervienen como agentes en nombre del Gobierno Español.

En este enlace podemos conocer en detalle la posición legal del Agente del Gobierno español, contraria al derecho de protección de los consumidores. Ver escrito del Reino de España, en el que con notable esfuerzo argumentativo se pide exactamente lo opuesto a lo que ha decidido el TJUE, o sea, que el consumidor resulte perjudicado por una cláusula nula. Una posición no solo contraria a los consumidores sino también a la posición de la Comisión Europea y la República Checa.

Entendemos que la posición defendida por el Gobierno español en el proceso choca frontalmente con lo establecido en el artículo 51 de la constitución que impone al Gobierno proteger al consumidor en sus legítimos intereses económicos mediante procedimientos eficaces

TERCERA.- “Si me engañas una vez, la culpa es tuya; si me engañas dos, es míadejo dicho Anaxagoras.

El gobierno español, actor contrario al consumidor en el proceso de la sentencia del TJUE, ha dictado con fecha 21 de enero de 2017 el Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo.

¡¡¡Si, han leído bien¡¡¡, ante el TJUE el gobierno español es parte contraria en el proceso de protección de consumidores y dicta un Decreto-Ley de protección de consumidores.

La sentencia del TJUE ha constituido un hito procesal de carácter histórico, toda vez que ha dejado sentada, de manera nítida, que la nulidad de una cláusula produce los efectos previstos en el artículo 83 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y en el artículo 1303 del código civil,

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.