Gimnasios Go Fit: el pelotazo más ‘deportivo’ del consuegro de Esperanza Aguirre

30 diciembre 2015 | Categorías: Nacional
Etiquetas: ,
GRAN OPERACIÓN DE CORPFIN CAPITAL

En los próximos días se procederá a la firma oficial por la que Torreal, el brazo inversor del multimillonario Juan Abelló, y Mutua Madrileña comprarán Ingesport

Agustín Marco

En los próximos días se procederá a la firma oficial por la que Torreal, el brazo inversor del multimillonario Juan Abelló, y Mutua Madrileña compraránIngesport Health & Spa, la empresa líder en España de centros deportivos cedidos en concesión por los ayuntamientos y que opera bajo la marca Go Fit. La operación, adelantada por El Confidencial el 15 de diciembre, ronda los 200 millones de euros, por lo que supondrá multiplicar por casi quince veces lo que a finales de 2009 pagó Corpfin Capital a Capital Riesgo Madrid, el fondo de private equity lanzado por Esperanza Aguirre para financiar empresas de tamaño medio de la comunidad autónoma que presidía. Todo un pelotazo para la firma creada por Felipe de Oriol, consuegro de la ‘lideresa’ del PP, cuyo hijo Fernando se casó con Carolina, nieta del fundador de Iberdrola, matrimonio del que nacieron dos nietos de la actual líder de la oposición en el Consistorio de la capital.

El origen de Ingesport se remonta a 2006 cuando NH Hoteles creó una compañía para ofrecer a los clientes de sus establecimientos un servicio añadido basado en la cultura del cuidado corporal. Es decir, la instalación de gimnasios, spas y masajes asociados a los hoteles. En definitiva, lo que se ha popularizado como fitness y wellness. Un proyecto que puso en marcha de la mano de Gabriel Sáenz, pero que pronto entró en vía muerta cuando José Castro, el dueño de Hesperia, entró por la puerta de atrás de NH Hoteles en una lucha de poder que llevó a ambas partes a la quiebra técnica. Al primero porque compró el 25% con créditos que nunca llegó a pagar -fue ejecutado el pasado año- y al segundo por tratar de diluir a su enemigo con compras de cadenas en Europa a las que tampoco pudo hacer frente.

Cuando NH se borró de Ingesport, Gabriel Sáenz encontró en Capital Riesgo Madrid a su salvador. El private equity de la Comunidad de Madrid, gestionado por Caja Madrid, invirtió 1,5 millones de euros en un momento en el que el consejero delegado tuvo hasta que hipotecar su casa y pagar contra su tarjeta de crédito las nóminas de los apenas 15 empleados que eran en 2008. La vinculación con la sociedad del gobierno de Esperanza Aguirre le permitió agrandar su cartera de centros en gestión y hasta plantearse la fusión conSidecu, una empresa de La Coruña también dedicada a la explotación de centros deportivos municipales.

Ana Botella junto al presidente de Ingesport, Gabriel Sáez, durante la visita a uno de los gimnasios del grupo. (Foto: ingesport.es)
Ana Botella junto al presidente de Ingesport, Gabriel Sáez, durante la visita a uno de los gimnasios del grupo. (Foto: ingesport.es)

El acuerdo no prosperó y en septiembre de 2009 Capital Riesgo Madrid acordó la venta a Corpfin Capital. Según algunas fuentes, la operación la intermedióManuel José Rodríguez, presidente de la firma de private equity, un ‘aguirrista’ premiado por la presidenta de la Comunidad de Madrid, que lo colocó como vocal de de la Comisión de Control de la extinta Caja Madrid. Un cargo que le permitió usar las conocidas ’tarjetas black’, en cuyo listado de titulares aparece con un gasto de 37.100 euros en temas tan diversos como hoteles, restaurantes de lujo y hasta en hacer la compra. Después, en 2012, fue nombrado director general de la Empresa Municipal del Suelo y la Vivienda de Boadilla del Monte (EMSV) de Boadilla del Monte, localidad del noroeste de Madrid salpicada por la corrupción inmobiliaria.

Las mismas fuentes cuentan que Manuel José Rodríguez recibió la indicación de vender Ingesport a Corpfin por la relación familiar de Esperanza Aguirre con Felipe de Oriol, versión que niegan rotundamente desde la compañía, que aseguran desconocer al hombre de confianza de la expresidenta de la Comunidad de Madrid. Más aún, aseguran que el fundador de Corpfin no tuvo nada que ver con la compra, que fue capitaneada porPatricio Gandarias, socio de la firma, quién pasó a ser consejero de la empresa de gimnasios.

Go Fit Vallehermoso. (Ingesport)
Go Fit Vallehermoso. (Ingesport)

Sea como fuere, lo cierto es que Corpfin ha invertido en estos cinco años en el capital de Ingesport unos 30 millones de euros en total, gran parte de ellos en la modernización de las instalación del Polideportivo Vallehermoso, el más grande de España, inaugurado en tiempos de Ana Botella. Con la venta ha obtenido algo más de 200 millones de euros, casi siete veces lo aportado en seis años, periodo en el que nunca se pagó un dividendo. El mayor crecimiento de la compañía, que ha pasado de tener un Ebitda de 2,5 millones a 16, se ha escenificado en la Comunidad de Madrid, donde en los próximos dos años tendrá cuatro centros más. Unas concesiones ganadas en concursos públicos que le llevarán a tener un beneficio bruto de explotación de 27 millones en 2017. La plantilla ronda los 800 empleados.

Unas cifras con mucho músculo cuyo riesgo es que el ayuntamiento de turno modifique a la baja las tarifas de entrada a los centros deportivos, como acaba de hacer Manuela Carmena, la regidora de izquierdas de Madrid. Un riesgo que solo se compensa con mucha gestión, ya que el éxito depende del volumen de usuarios que usen las instalaciones. Un trabajo que seguirá en manos de Gabriel Sáez, un guipuzcoano noble, hijo de camareros y ex jugador de rugby, que ha reinvertido en Ingesport el dinero que le han pagado Abelló y Mutua Madrileña por su participación minoritaria. Una demostración de su confianza en un proyecto que vive con pasión extrema y que ya está siendo exportado con éxito a otros países, como Portugal.

http://www.elconfidencial.com/

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.