¿Será Alemania el siguiente enfermo de Europa?

21 enero 2014 | Categorías: Unión Europea
Etiquetas: ,

recortes alemaniaPor Patrick L. Young, RT


Desde la cima del éxito, la nueva coalición de gobierno está a punto de conducir a Alemania a un abismo económico prácticamente inevitable…

A los eurócratas les encanta opinar sobre la competitividad europea desde sus altas torres de marfil libres de impuestos. No obstante, lo más competitivo de Europa sigue siendo la prueba de velocidad para ver quien es el próximo enfermo genuino de Europa. El Reino Unido consiguió el cetro indiscutible durante la década de 1970. Ahora el enfermo del plantel europeo es hipercompetitivo. Grecia, Chipre, España e Italia se encuentran entre una serie de economías que son casos perdidos, mientras que Francia está en la cúspide de un triple salto mortal con doble tirabuzón, en la espiral vertiginosa de la inmersión gracias a un gobierno funesto.

Sin embargo, la idea de que Alemania, la todopoderosa potencia hegemónica de Europa, podría biodegradarse a sí misma, parece una suposición absurda como lo demuestra el testimonio que ofrecen caminos y carreteras inundados por un océano de automóviles Audi, BMW, Mercedes y Volkswagen. Sin embargo, está cambiando el ciclo y Alemania se encuentra una vez más en peligro de descenso. Irónicamente, la República Federal Alemana fue borrada del mapa hace una década, tras un proceso de reunificación fastuoso, aunque con ciertos lunares negros, que demostraron la insensatez de una economía construida desde arriba hacia abajo: la antigua Alemania Oriental sigue siendo económicamente muy desigual, mientras que Polonia, que no cuenta con un cariñoso papaíto occidental, tiene un historial de éxito económico notable. El ascenso de Alemania se produjo gracias a los socialdemócratas (SPD), que irónicamente están resultando fundamentales arrastrando hacia abajo de nuevo a Berlín. Hartz IV constituyó un paso decisivo del canciller Gerhard Schroeder al conseguir una Alemania más dinámica y arrancar el motor que puso en marcha la increíble década de crecimiento que dio a luz a “mami” Merkel, que se dedica a intimidar al resto de la UE con las virtudes de la prudencia fiscal.

Sectores del electorado alemán que no amaban lo suficiente a la señora Merkel, convirtieron su voto a favor en un cáliz envenenado en las recientes elecciones generales. Su tercer mandato está basado en una coalición que tira de Alemania hacia la izquierda. Una exigencia clave de SPD: diluir las leyes laborales Hartz que ellos habían introducido. Aumentos drásticos de los salarios mínimos y subida de impuesto. Habrá que ver cuánto tarda la socialdemocracia en venderse al capital.

Con este dechado de programa económico se ha conseguido una coalición complaciente, justo cuando se debe planear el futuro. Las bravatas que la señora Merkel dirige a lo demás países de la U.E. son muy diferentes a la forma que tiene de afrontar los problemas en su país natal.

La demografía es un gran problema. A pesar de un pródigo gasto anual de 265.000.000.000 dólares en subsidios familiares para fomentar el crecimiento de la población, Alemania está envejeciendo (cuenta con la población más envejecida de Europa, con un promedio de 45 años de edad). El resultado de los estudios demográficos es alarmante: la población alemana podría caer un 21% ó 17 millones, hasta quedar en 65 millones en 2060. La mano de obra se está reduciendo en 200.000 personas al año. Alemania tiene hoy menos personas en edad de trabajar de las que tenía hace 20 años. Los alemanes tienden a ser muy restrictivos con la inmigración.

El precio de la fuerza de trabajo en Alemania está un 30% por encima de la media de la U.E. y el doble que EE.UU. (no es extraño que Daimler Benz esté estudiando la instalación de una fábrica en Norteamérica).

El Estado alemán tiene una serie masiva de proyectos heredados desde arriba hacia abajo que pueden causar problemas incluso a sus aliados, aunque cuentan con una previsión de descenso de la población mucho menor. El precio de la electricidad en Alemania es un 30% superior al de la media de la UE y el doble que el de sus rivales norteamericanos.

Alemania gasta entre 700 mil millones y un billón de euros en subvenciones a las energías renovables, lo que resulta insostenible. Este sueño verde es la peor pesadilla de los contribuyentes. La señora Merkel es invariablemente la mujer que se pasa las cumbres de la UE golpeando la mesa con su estilete exigiendo prudencia, recitando hasta la locura su tríptico virtuoso: (Europa es el hogar del 7% de la población mundial, representa el 25% de la economía mundial y el 50% del gasto social del planeta). Sin embargo, la señora Merkel está peligrosamente cerca de ignorar sus propias reglas de oro en su país.

A pesar del soborno masivo del gobierno para incrementar los nacimientos, la demografía de Alemania se tambalea. El envejecimiento de una nación desalienta la inversión y produce desempleo, mientras exige a los vecinos de la zona euro cumplir a rajatabla con el ajuste fiscal. En última estancia, Alemania se está empezando a atascar. El crecimiento de la productividad ha sido de apenas un 0,6% durante una década, la mitad de la tasa de la OCDE. En estos momentos Alemania puede parecerse a la clase del campo en su propio patio trasero, pero otra vez volvemos a reparar en que las economías basura de Europa no pueden rivalizar con los competidores emergentes. Mientras tanto, Alemania no puede permitirse el lujo de presumir del gran trabajo de su casta gobernante al sostener juntos la moneda “eurovanidad”. Pronto va a necesitar dinero contante y sonante para cubrir la factura nacional de las demenciales subvenciones a las energías “verdes”, las primas por nacimientos y un gigantesco déficit por la insuficiente de financiación de las pensiones.

El boom de Alemania está tocando el máximo de sus posibilidades. Es posible que pronto sea un paciente más de la U.E., aunque quizás no un enfermo entre las economías de fantasía de otros países de Europa. No obstante, ¿cómo podría sobrevivir la propia U.E. a la postración de Alemania?

______________

 

Parick L. Young es experto en mercados financieros globalizados

http://rt.com/op-edge/germany-economy-competitiveness-abyss-870/

Ilustración: O Colis
Traducción: Enrique Prudencio para Zonaizquierda.org

 

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.