De pensiones o el timo de la estampita

4 noviembre 2013 | Categorías: Nacional, Pensiones

caligulaJesús Parra Montero | Catedrático de filosofía

 

La aplicación de políticas basadas en la aplicación de la austeridad es una de las razones que demuestra que España y su gobierno han recibido instrucciones propias de una economía intervenida y que estamos sometidos a una hoja de ruta bien detallada que limita nuestra independencia y autonomía en la toma de decisiones. Tenemos la impresión de estar inmersos en una singular forma de democracia liderada por una nueva oligarquía ilustrada y neoliberal (que algunos llaman “Troika”) en la que, como afirma el antiguo ministro de Educación socialista José María Maravall, “nuevas combinaciones de burócratas y tecnócratas están sustituyendo la voluntad del pueblo”.

Por mucho que quiera disfrazar el Presidente de Gobierno, señor Rajoy, en la entrevista al diario austríaco Kurier, que “los sacrificios exigidos a los ciudadanos por las medidas de su gabinete contra la crisis se han distribuido de forma justa y han servido para recuperar la confianza en la economía española”, el panorama actual de la política española es desolador; así lo piensa una gran mayoría de españoles, según recogen las últimas encuestas del CIS: el 85,9% considera que la situación de la política económica es mala o muy mala; el deterioro de las instituciones es, además, tan profundo que ni siquiera la recuperación económica bastaría para que los ciudadanos renovásemos la confianza en ellas y en  la clase política, a pesar del ataque de optimismo con el que el gobierno nos quiere vender una dudosa y eufórica recuperación. Como escribe José Luis Leal en Negocios de El País: “Hasta donde alcanzan las previsiones, el crecimiento será muy modesto. La demanda interna seguirá cayendo. Hay razones claras que lo explican: el ajuste presupuestario hace que tanto el consumo como la inversión pública desciendan, y el consumo privado permanecerá estancado o caerá ligeramente arrastrado por una renta disponible de las familias duramente afectada por los despidos…

Donde el Gobierno, desde la atalaya privilegiada de Moncloa, ve “brotes verdes”, otros, desde el suelo de la realidad, vemos claroscuros en la sanidad, tonos lóbregos en educación, tintes grises en los datos del paro, contratación, despido laboral y consumo, colores tenebrosos en investigación y desarrollo, espesa niebla en dependencia, negrura en ajustes, subidas de impuestos, reformas, privatizaciones, rebajas de sueldos y color “negro hormiga” en el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones… Todo lo prometido, a pesar de esas líneas rojas infranqueables y tan cacareadas, ha resultado ser un apaño electoral y una mentira contrastada, fruto de un cúmulo de errores e incumplimientos fragantes, exponentes de la ausencia de un plan e impulso políticos integrales y de disensiones internas en el Partido Popular.

El legado que dejarán en el estado de bienestar, anteriormente alcanzado, las desnortadas políticas de este gobierno que preside Mariano Rajoy será pésimo y, económica y socialmente, dramático. Ante la evidencia de los datos, la gestión en los dos años de su gobierno sólo nos merece un suspenso general. Razón tenía FriedrichDürrenmatt al afirmar: “Tristes tiempos estos en los que hay que demostrar lo evidente”,frase que repetimos muchos ciudadanos cuando vemos que algunos políticos nos toman por “tontos”, al creer que nos tragamos sus evidentes mentiras, aunque intenten envolverlas con cifras y razones incomprensibles. Ya nadie oculta lo que hace unos meses era un secreto a voces: que las políticas populares son un intento de taponar la sangría de su pérdida de votos y de nadar desesperadamente por ganar las próximas elecciones; por mucho que se empeñen Rayoy, su gobierno y el partido que lo apoya, incapaces para la autocrítica, el plazo en el que sus reformas, recortes, ajustes y privatizaciones puedan algún día surtir el efecto que pretendían con su programa electoral, nunca coincidirá con el plazo que esperamos los ciudadanos que los soportamos.

Son reiteradas y comprobables las mentiras que escuchamos en las declaraciones del gobierno y sus ministros; no es pequeña la del ínclito ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, al manifestar en el pleno del Congreso, ante la atónita mirada de los diputados de la oposición que en España “los salarios no están bajando; lo que está produciéndose es una moderación de las subidas”, cuando está reconocido y documentado por el propio INE que los salarios han descendido un 7,1% en términos reales desde junio de 2010 a junio de 2013.

Otra de las recientes mentiras sobre pensiones se la debemos a la ministra de Empleo, Fátima Báñez; así lo explica el profesor Edmundo Fayanas Escuer en su documentado artículo “Mentiras y pensiones”: “La política desarrollada por el Partido Popular respecto a las pensiones - escribe - resulta escandalosa y está regida por la mentira de sus argumentos”. Conviene recordar a la señora Báñez, que España es uno de los países que menos gasto dedica a pensiones, el 10,2% del PIB, frente a la media de la Unión Europea del 13,5%, que en absoluto con esta ley se mantiene el poder adquisitivo de los pensionistas, que se van a recortar las expectativas de pensiones futuras, recortes que por primera vez afectarán a los actuales pensionistas y que aprovecha la crisis, en sus tramposos argumentos y confusas explicaciones, como una oportunidad para imponer recortes en derechos sociales adquiridos; lo hace con dos discutibles criterios: a) desvinculando la actualización anual de las mismas del IPC, sustituyéndola por una fórmula en la que se tiene presente la salud de las cuentas de la Seguridad Social, con un suelo en los años malos del 0,25% y un techo en los buenos del IPC más 0,25%; y b) utilizando la esperanza de vida a los 67 años para calcular la pensión inicial de quien se jubila, llamado Factor de Sostenibilidad.

Los que ya tenemos alguna edad recordamos la escena del timo de la estampita, timo inmortalizado en la película “Los Tramposos” por Toni Leblanc y Antonio Ozores. El timo finaliza cuando la víctima recibe el sobre y al abrirlo en lugar de billetes, encuentra recortes de papel; para entonces los estafadores ya están demasiado lejos y la víctima ha perdido su dinero. En la actualidad, términos como “sobres, timos, estafadores y estafados” son muy frecuentes en los noticiarios españoles.

Con las pensiones, en otro escenario y con distintos protagonistas, estamos asistiendo a un timo parecido. ¡Cuántos cálculos y lecturas nos estamos haciendo acerca de si, al fin, subirá o bajará el poder adquisitivo de los pensionistas! Y siempre nos invade la duda con ese oxímoron, socorrido pero siempre incomprensible: “Ni sí ni no, sino todo lo contrario”. Últimamente los ciudadanos estamos acostumbrados a que cualquier cambio o modificación sea siempre en contra de nuestros bolsillos.

Dada la crítica situación del actual colectivo de parados, pensionistas y familias en situación de pobreza es obligado exigir al gobierno que actúe con grandeza de miras; debe tomar medidas a la altura de la dramática situación en la que viven, dando explicaciones comprensibles y pedagógicas de las mismas; los ciudadanos son inteligentes y saben leer la realidad, por difícil que sea, cuando se presenta con transparencia y verdad; por el contrario, da la sensación de que el gobierno está tomando medidas que más parecen castigos que recuperación al prolongar sin sentido con estos colectivos una agonía social, sin un plan real de viabilidad que acorte desigualdades y no las aumente.

Está probado que con este tema se perpetra el último incumplimiento, por ahora, del Programa con el que el Partido Popular se presentó a las elecciones en noviembre de 2011; las hemerotecas y videotecas dejan en evidencia que el presidente de Gobierno Mariano Rajaoy, Soraya Sáenz de Santamaría o Fátima Báñez, vicepresidenta y Ministra del Gobierno, María Dolores de Cospedal o Javier Arenas, secretaria y vicesecretario generales del PP y otros dirigentes populares, mintieron a los ciudadanos en reiteradas ocasiones al afirmar que no tocarían las pensiones públicas. Estas son algunas de sus declaraciones:

Mariano Rajoy“Las pensiones son un compromiso ineludible; se podría meter la tijera a todo, salvo a las pensiones públicas… Yo lo que no llevo en mi programa, no lo hago”(El programa electoral con el que el Partido Popular concurrió a las elecciones generales de 2011 afirmaba que “el PP está comprometido con el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones”).

María Dolores de Cospedal“Cuando Mariano Rajoy sea presidente del Gobierno de España volveremos a subir las pensiones. El mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones es otro ejemplo más de las muchas líneas rojas que no se pueden traspasar.”

Soraya Sáenz de Santamaría“Se puede hacer las cosas de otra manera, pero no quitarle a los pensionistas lo que se han ganado con su esfuerzo y su cotización”.

Comparto la opinión de Joan Coscubiela, diputado de Izquierda Plural en el Congreso, cuando al explicar las trampas de esta reforma de pensiones, sostiene que con esta ley se aprueba un cambio radical en el sistema de revalorización de pensiones que esopaca en su diseño y funcionamiento, arbitraria en la fijación de la cuantía de la revalorización e injusta en sus consecuencias de pérdida del poder adquisitivo de los pensionistas.

En su obra “Calígula”, en el Acto I, Escena V, Albert Camus describe el siguiente diálogo entre Calígula y Helicón:

“CALÍGULA: …Hay una verdad muy simple y muy clara, un poco tonta, pero difícil de descubrir y pesada de llevar.

HELICÓN: ¿Y cuál es la verdad?

CALÍGULA: Los hombres mueren y no son felices.

HELICÓN: Pero es una verdad a la que pronto nos acomodamos.

CALÍGULA: Entonces todo a mi alrededor es mentira, y yo quiero que vivamos la verdad. Y justamente tengo los medios para hacerlos vivir en la verdad. Porque sé lo que les falta, Helicón. Están privados de conocimiento y les falta un profesor que sepa lo que dice”.

Aunque la cita es larga, ha merecido la pena. Tiene razón Calígula. Remedando el texto de Camus afirmo: “Los ciudadanos en estos momentos vivimos (o morimos) y no somos felices. A nuestro alrededor vemos y escuchamos demasiadas mentiras. Estamos privados de conocimiento porque nos falta un gobierno que sepa lo que dice y lo que hace.

nuevatribuna.es

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.