Menu

FINES Y MEDIOS

17 enero, 2015 - Internacional, Sin categoría

 Francisco Altemir, Attac Madrid

 

La actual crisis que padecemos no es solo una crisis económico-financiera. Es una crisis de la humanidad. El sistema que dirige en estos momentos la marcha del mundo es objetivamente inhumano: conduce a una minoría de poderosos a un bienestar insensato y deshumanizador. La razón ha quedado secuestrada: no se pregunta por los fines, no se habla del sentido que tiene la historia de la humanidad ni de cuál es el lugar del ser humano en la Tierra(José Antonio Pagola)

 

La lectura del último libro de Christian Felber DINERO. De fin a medio” (ed. Deusto 2014) resulta muy sugerente y estimulante.

¿En qué momento preciso se convirtió el dinero de un medio instrumental para facilitar los intercambios mercantiles en un fin en sí mismo? Felber analiza los diferentes tipo de dinero existentes en la actualidad en un mundo en el que impera la ley del más fuerte al no existir un ente regulador mundial que ponga un poco de orden y evite los desmanes y desafueros que se cometen cada décima de segundo de todos los segundos de cada día y sin interrupción mediante computadoras que desarrollan operaciones especulativas constantes utilizando algoritmos matemáticos que no se cansan.

Aldous Huxley escribió un ensayo en 1931, “ENDS AND MEANS” (Fines y medios). Ignoro si se ha traducido al castellano pues yo lo conozco por una edición francesa de 1939 adquirida en la Cuesta de Claudio Moyano en 1959.

Huxley pone énfasis desde el comienzo de su obra en la libertad humana y, ante todo, en la libertad interior del hombre sin ataduras o apegos (sans attache en la edición francesa): “Sin apego de deseos corporales […] de poder o de posesiones […] de la fortuna, la gloria, la posición social” Ese es el FIN a que debe aspirar cada hombre. Parece enlazar con el humanismo cristiano: Pues ¿qué provecho obtendrá un hombre si gana el mundo entero, pero pierde su alma?” (Mt 16, 26). Efectivamente el planeta parece estar lleno de desalmados que, llevados por la codicia de acumular más y más dinero no dudan en empobrecer más y más a mayor número de personas  aumentando las desigualdades. Felber nos señala en su libro que en EEUU, en el año 2010, el ingreso mayor conocido, el de John  Paulson (“Gestor de fondos de cobertura”) fue de 5.000 millones de dólares. ¡359.000 veces más que el salario mínimo de 13.920 dólares!

La ausencia de apego implica, según Huxley, la práctica de todas las virtudes, especialmente la empatía (ponerse en el lugar del otro), el valor, el desarrollo de la inteligencia, la generosidad y el desinterés,  haciendo notar que está presente en el budismo, en los estoicos griegos y en los cristianos incontaminados. Critica que las Iglesias no desautoricen medios dudosos para ganar dinero: “La iglesia permite a las gentes creer que pueden ser buenos cristianos cobrando sabrosos dividendos de fábricas de armas, que pueden ser buenos cristianos poniendo en peligro el futuro de sus semejantes mediante la especulación financieras o siendo imperialistas o participando en guerras. Todo lo que se le exige al buen cristiano son la castidad y una cierta caridad en lo que ven. En cambio los moralistas cristianos no insisten en la comprensión inteligente y la apreciación de las consecuencias lejanas de nuestros actos” Se olvidan de un comportamiento ecológico responsable para las generaciones futuras.

Chateaubriand  se lo pregunta en “El genio del cristianismo”: “En el más remoto confín de la China vive un Mandarín inmensamente rico, al que nunca hemos visto y del cual ni siquiera hemos oído hablar. Si pudiéramos heredar su fortuna, y para hacerlo bastara con apretar un botón sin que nadie lo supiese…, ¿quién de nosotros no apretaría ese botón?”

Eça de Queiroz le contesta en “El Mandarín”: “Después me asaltó una amargura mayor. Empecé a pensar que el Mandarín tendría una numerosa familia que, despojada de la herencia que yo consumía en platos de Sèvres, iría atravesando todos los infiernos tradicionales de la miseria humana. Los días sin arroz, el cuerpo sin abrigo, la limosna negada…”

Estas dos notas debería figurar en los programas, como lemas de la comedia: “La barca sin pescador” de Alejandro Casona (Autor de teatro, maestro de profesión, presidió las Misiones Pedagógicas de la Institución Libre de Enseñanza. Vivió en el exilio regresando en 1962).

En el Siglo XXI con la globalización, autopistas de la información y libre circulación de capitales que no de personas, los problemas de la Humanidad se han acentuado.

No hemos alcanzado al Hombre Ideal de Huxley, libre, valiente, generoso y solidario, sin apegos, ataduras ni cadenas Fin primordial de la obra citada para lo que habría que utilizar los Medios adecuados para alcanzarlo.

Años más tarde del ensayo de Huxley y después de la hecatombe de la 2ª Guerra Mundial se crea la ONU, promulgándose el 10-12 de 1948 la Declaración Universal de los Derechos Humanos, Hecho fundamental pero carente de operatividad porque hacer respetar las leyes necesita una autoridad coactiva mundial que no existe porque no le interesa a los poderes financieros que se han convertido en principio y fin de todo. Fuera del lucro por el lucro no existe nada.

MEDIOS

Aldous Huxley considera la DESIGUALDAD  como el mayor enemigo del hombre y de la sociedad, es el primer obstáculo  que hay que remover o neutralizar. Es la causa de la violencia y de las guerras. Ya en el primer libro del Antiguo Testamento, el Génesis, un mítico ser superior o dios, arbitrario y despótico, trata de forma diferente a sus hijos por lo que uno de ellos Caín asesina al otro. Posteriormente Jacob siente predilección por José uno de sus hijos, por lo que el resto de los doce hermanos que se deshacen de él vendiéndole a unos mercaderes.

En física se tiende a la igualdad, los vasos comunicantes son un ejemplo. De forma simplista la 2ª ley de la termodinámica nos conduce a una entropía final en la que la tierra sería una especie de papilla sin diferencias térmicas. Las diferencias de temperatura producen tormentas, huracanes y ciclones que arrastran las tierras al mar. Llegando un momento en el que se produce la igualación, sin diferencias de temperatura, en la que continentes y mares se mezclarían en una “papilla”

Alexis de Tocqueville hace notar en “La democracia en America” (1831) que el bien más preciado por sus habitantes y por el que sentían verdadera pasión era la igualdad.

Este sentimiento ha desaparecido dando lugar al deseo de poder y a unas desigualdades crecientes como la citada por Felber y por Joseph Stiglitz (Premio Nobel de Economía 2001), “El precio de la desigualdad”” y recientemente por Thomas Piketty (2013); “El Capital en el Siglo XXI” en el que describe la acumulación creciente de riquezas en pocas manos. Piketty ha tenido la valentía de no aceptar la máxima condecoración francesa por considerar a su gobierno cómplice de una desigualdad creciente contraria al lema de la República: “Libertad, Igualdad y Fraternidad

 

EDUCACIÓN

Para conseguir ese hombre pleno Huxley considera la educación como el medio indispensable. No se puede imponer desde fuera la plenitud tiene que salir de dentro del individuo con fuerza e ilusión. Con anterioridad Ortega y Gasset ya  se expresaba en, “Galápagos, el fin del Mundo” (1927): Yo no creo mucho en el deber, como creía Kant; lo espero todo del entusiasmo. Siempre es más fecunda una ilusión que un deber.”

 

La educación tiene que ilusionar, entusiasmar  y ser Liberadora y no castradora en el sentido de Paulo Freire y que tan bien expresa Joan Manuel Serrat en esos “Locos Bajitos”:

Esos locos bajitos que se incorporan
con los ojos abiertos de par en par,
sin respeto al horario ni a las costumbres
y a los que, por su bien, hay que domesticar.

Niño, deja ya de joder con la pelota.
Niño, que eso no se dice,
que eso no se hace,
que eso no se toca.

Cargan con nuestros dioses y nuestro idioma,
nuestros rencores y nuestro porvenir.
Por eso nos parece que son de goma
y que les bastan nuestros cuentos para dormir.

Nos empeñamos en dirigir sus vidas
sin saber el oficio y sin vocación.
Les vamos trasmitiendo nuestras frustraciones
con la leche templada y en cada canción…

 

La educación no puede ser castradora, transmisora de odios o resentimientos. No debe ahormar a los niños a un plan definido y limitado.”La educación tradicional es un adiestramiento para la vida en una sociedad jerarquizada, militarista, en la que los individuos obedecen servilmente a sus superiores y son inhumanos con sus inferiores”. Hay que dejar crecer la ilusión, la curiosidad, el inconformismo, la rebeldía, la indignación, la resistencia a la sugestión a la propaganda, a la manipulación y a la publicidad. Hay que dejar crecer el entusiasmo, el amor, la solidaridad, la valentía (no tengáis miedo), la sinceridad, la humildad, el espíritu de cooperación en lugar de la insana competitividad (tan apreciada por el injusto y desigual sistema actual).

Hasta el día de hoy la educación ha sido totalmente ineficiente, tanto los fines como los medios empleados no son los adecuados por la que el número de guerras aumenta sin cesar así como los fundamentalismos de cualquier signo.

La educación se completa con la democracia participativa a la que Huxley dedica un capítulo y en la que todos aprendemos de todos y en la que la sinergia aumenta con la aportación de todos.

 

ÉTICA

Es otro de los medios indispensables que propone Huxley y que ha sido relegada en la reciente LOMCE al baúl de los recuerdos juntamente con la Filosofía y Educación para la Ciudadanía  pues el sistema quiere individuos que no piensen, y sean obedientes y disciplinados, Para cumplir con la profecía de Huxley en “Un Mundo Feliz” en la que cada individuo ha sido educado y conformado para trabajar felizmente en su nivel, de tal forma que los individuos épsilon, los inferiores en una escala que empieza en alfa, sean felices ejerciendo los más duros oficios colgados de los pies, boca abajo.

 

EJEMPLOS  EN  LA  HISTORIA

Las culturas occidentales siempre nos hemos sentido superiores y despreciado  otras formas de convivencia diferentes pero que hemos hecho desaparecer sin aprovechar lo que tenían de excelente.

Lo pone de manifiesto Abraham Maslow (La personalidad creadora, 1971) al rescatar y difundir los manuscritos de la antropóloga Ruth Meredith (1887-.1948) que estudió las culturas de los indios norteamericanos con alto grado de sinergia por la cooperación existente entre todos sus miembros. Las culturas buenas, seguras y con alto grado de sinergia eran: la zuni, la arapesh, la dakota y los pies negros.

Meredith afirmaba: “Hablaré de culturas con alto grado de sinergia cuando sus instituciones aseguran el beneficio mutuo de sus empresas, y de sociedades con bajo grado de sinergia cuando el beneficio de un individuo se convierte en una victoria sobre otro y la mayoría no victoriosa debe adaptarse como pueda”

A lo que añade Maslow: “La sociedad con alto grado de sinergia es aquella en la que la virtud rinde” Y los hombres virtuosos no sean objeto de mofa, añado yo, a no ser que lo sean de la raqueta o del balón.

En las sociedades primitivas con alto grado de sinergia la riqueza se distribuye por el sistema sifón, “que de las altas esferas, continúa Maslow, llega a las capas más bajas de la sociedad. Tiende a pasar, en un sentido u otro,  de los ricos a los pobres y no de los pobres a los ricos, como ocurre con el sistema embudo”

Cuando Maslow intentó averiguar cuál era el hombre más rico en una tribu de estas y vio que no tenía nada porque lo había repartido entre todos. En esas cultura el más rico, el más apreciado es el que más da  en contraposición a nuestra superior cultura occidental en la que se “fomentan la envidia, los celos, el resentimiento, el distanciamiento y por último, una verdadera enemistad” Y las guerras, añado yo, por el petróleo, por el agua, por el coltan…

Existen países agraciados por una especie de lotería inhumana que lo tienen todo y otros, desgraciados que no tienen nada. Como afirmaba mi abuela materna: “Los bienes de este mundo están muy mal repartidos”

 

10 de enero de 2015

Francisco Altemir, Attac Madrid

ATTAC Madrid no se identifica necesariamente con los contenidos publicados, excepto cuando son firmados por la propia organización.

 

Follow by Email
Facebook
Twitter